Plantas futuras

Plantas futuras
Ya en el mes de septiembre podemos comenzar a pensar en la multiplicación de las plantas de nuestro jardín, bien por semillas, estacas o esquejes, y elegir el método más adecuado para cada una.
Durante este mes podemos realizar la recolección de semillas de plantas anuales que hayan dado buen resultado; esta operación es aconsejable hacerla en días secos y con viento. Una vez que hemos logrado sacar las semillas de los frutos dehiscentes, las colocamos sobre un papel de periódico o
un cartón para que pierdan la humedad. Después las meteremos en bolsas individuales y las etiquetaremos para poder identificarlas cuando llegue el momento de la siembra.
Otra operación que podemos hacer es recoger los bulbos de aquellas plantas que han finalizado su periodo vegetativo. Una vez que sus hojas estén marchitas las cortaremos y desenterraremos la cebolla del suelo. Antes de almacenar los bulbos, los tenemos que limpiar de tierra, dejarlos secar y finalmente los guardaremos entre papel de periódico en un lugar seco y oscuro hasta que llegue el momento de la plantación.
La primera quincena de septiembre es la más adecuada para realizar la siembra de plantas anuales, pero antes de hacerlo debemos haber trazado un plan de variaciones en nuestro jardín. Con el fin de asegurar la floración invernal, debemos sembrar pensamientos, caléndulas, adormidera, guisante de olor, etc.
La plantación de bulbosas de floración primaveral también se realiza durante este mes, algunas de ellas también se pueden cultivar con la intención de que den colorido a la Navidad.
Algunos ejemplos de bulbosas que podemos cultivar en estas fechas son: amarylis, tulipanes, narcisos, jacinto, anémonas, azafrán y azucenas diversas.
Las plantas como la calcedonia, el coleo, la fuchias y los pelargonios se pueden reproducir por esqueje, que es el método casero que más se suele emplear y que no da malos resultados. Aunque debemos tener en cuenta que no todas las plantas se pueden reproducir por este método.
Para conseguir un buen enraizamiento de los esquejes, debemos elegir un tallo de la planta madre que esté sano y que no esté significado (con aspecto de madera). Una vez que
lo hemos cortado con una tijera de poda bien afilada lo tratamos con una solución hormonal (la podemos conseguir en centros de jardinería), que estimule la emisión de raíces y por último los colocamos en un medio de enraizamiento, que debe ser ligero.
Si en el jardín tenemos macizos de plantas herbáceas sobrecargados, debemos dividirlos y plantar en otro lugar los fragmentos que juzguemos oportuno. Esta operación es crucial para un buen desarrollo del macizo, ya que si no lo hacemos la competencia entre plantas va a hacer que éstas no puedan crecer de forma adecuada.

Si queres encontrar mas informacion sobre jardineria podes entrar a Jardines

Etiquetas: , ,

Deja un comentario