Plantas para el interior

PLANTAS PARA INTERIOR: ¿Adornos o supervivientes?

Cuando compramos una planta para decorar el interior de nuestra casa o de nuestra oficina, debemos tomar conciencia de que la estaremos mudando de un ambiente bastante confortable para ella a otro bastante confortable para nosotros. Esto implicará un proceso de adaptación por parte de la planta del cual no siempre sale airosa.
Las plantas de interior pertenecen al grupo de seres vivos a los que sometemos a mayores esfuerzos de adaptación con el fin de que nos sean útiles. Las tomamos de los trópicos, de todas aquellas regiones selváticas donde las altas temperaturas y la humedad son características y las cultivamos bajo condiciones controladas, para después
llevarlas a casa o a la oficina. Las elegimos por su forma o sus colores para que combinen con los muebles y con las paredes y solemos utilizarlas para rellenar aquellos rincones donde no sabemos qué poner. Claro, nuestra casa y nuestra oficina han sido construidas para albergar a personas y no a plantas. Son confortables, de temperatura agradable, secas y cómodas… para nosotros.
Cuando instalamos las plantas en nuestras habitaciones, pretendemos que se sientan tan cómodas como cuando estaban en el vivero y que no se pongan “tristes” o pálidas o que no se enfermen, proceso que muchas veces se convierte en epopeya.

Etiquetas: ,

Deja un comentario