Plantar

EL MOMENTO DE PLANTAR
Es mejor plantar las vides en otoño. Si le llega la planta en una maceta, sáquela, extienda las raíces y métala en el hoyo a la profundidad indicada por la marca del tronco. Llene el hoyo con buena tierra, compactándolo con cuidado a medida que avanza la labor. Riegue a fondo (con la roseta de la regadera puesta) y aplique una capa de compost bien fermentado.
Hay varios procedimientos para empalizar las vides. Pueden tenderse alambres separados de 30 a 40 cm o a lo largo de una de las paredes. El procedimiento más sencillo, y casi con seguridad el mejor para los principiantes, es cultivar la planta en pie único, a partir del que se sacan brotes laterales a derecha e izquierda que se guían mediante alambres. Se deja que el tronco central alcance al alambre más alto, que ha de quedar a unos 30-40 cm por debajo de la división de aguas del tejado, para que las hojas no queden aplastadas contra el cristal. Aunque la longitud de las ramas laterales queda más o menos determinada en cada estación por la poda, puede haber circunstancias (como el cultivo en exterior o en un invernadero o terraza acristalada muy grandes) en que pueda prescindirse de los cortes. La mayor longitud natural puede ser de más o menos 1,2-1,8 m, con una envergadura total de 2,5-3,8 m. Prevea esta circunstancia plantando la vid en el centro del invernadero o el muro, y no lo arrincone con el fin de ganar espacio.

Etiquetas: ,

Deja un comentario