El jardín

El jardín, para la vida hogareña, tiene que ser tan importante como la propia casa, y su planificación merece la misma atención especial que damos a la decoración de interiores. Como la casa, el jardín puede ser una fuente de placer y relajación; expresará los gustos e intereses de quien lo cuide y, al desplegar su belleza y su encanto, será un punto de atracción para todos los que lo vean.
El diseño adecuado de este espacio exige trabajar como un arquitecto paisajista. Ante todo, hay que plantearse algunas preguntas para saber qué se quiere y qué se espera del jardín. Después, es imprescindible echar una mirada crítica a la propiedad y valorar las posibilidades: lo que se mejorará, lo que se eliminará, lo que conservará. De inmediato, hay que decidir el estilo. En ese momento se puede hacer el trazado, empezando por el suelo (terrazas, senderos y demás) para seguir con la selección de plantas y su disposición.
Se necesita tiempo para elaborar un buen diseño, que contemple la evolución del jardín hacia la madurez y los cambios de carácter debidos al crecimiento de las plantas a lo alto y a lo ancho. Mientras esto ocurre, también pueden cambiar tus necesidades y tus intereses. Para ciertas tareas difíciles, como preparar distintos niveles del terreno o quitar un árbol, habrá que contratar a un profesional. También es probable que
tengas que ejecutar el diseño en etapas, por razones de presupuesto. Por fortuna, el proceso no tiene que ser acelerado. Puedes darte tiempo para hacer las elecciones adecuadas.

Etiquetas: ,

Deja un comentario