Arañas en tu jardin

El grupo de los aracnidos.

En rigor, no pertenecen a los insectos, ya que poseen cuatro pares de patas en vez de tres y no tienen alas. Hay de diferentes tamaños, desde pequeñitas hasta la araña pollito. Son de gran ayuda para el control de moscas, mosquitos y otros insectos, a quienes atrapan en las telas que tejen con sus patas y una sustancia pegajosa que los deja pegados, sin escapatoria. Luego los envuelven e inmovilizan para devorarlos.
Las arañas son combatidas por el hombre, y a lo largo de la historia han sido masacradas sin tenerse en cuenta su utilidad. Sin ellas habría sobrepoblación de insectos y las plagas no tendrían control biológico.
La única que representa una amenaza, por su mordedura, es la viuda negra -Latradectus mactans-, conocida también como la araña del trigo. Es pequeña, de largas patas, que pueden medir hasta cuatro centímetros, con cuerpo redondo y brillante con una mancha roja en la parte superior. Se encuentra de preferencia en los rincones y en lugares poco aseados como bodegas, también en lugares al aire libre. No es la conocida araña de los rincones. Ataca si se siente amenazada o si la toman por sorpresa.
Para evitar encontrarse con ella, lo recomendable es mantener los lugares bien aseados, en especial los rincones oscuros. Una precaución que sirve para cualquier insecto.
El resto de las especies no reviste ningún peligro, ni siquiera la araña pollito, f’ de la familia de las Megalomorías) grande y peluda, pero inofensiva. Se le puede encontrar caminando por los cerros a fines del verano y comienzos del otoño, en busca de una compañera para el invierno.

Etiquetas:

Deja un comentario