Insectos de jardines

Seguramente se ha encontrado en más de alguna ocasión con bichos extraños en su casa. Los mató y se desentendió de su existencia. En la naturaleza, nada es porque sí; los insectos tienen características y costumbres muy relacionadas a lo que sucede en el lugar donde se encuentran. Es muy interesante averiguar qué hay detrás de esos animalitos con patas peludas o de formas extrañas; conocer sus hábitos, características y peligrosidad.
Hay insectos que aparentan ser peligrosos, ya sea porque tienen grandes antenas, patas largas, son peludos o se comportan en forma extraña y desconocida. Las especies que se encuentran más comúnmente en las parcelas o en zonas donde hay espacios verdes abiertos, son el palote, las avispas, el matapiojos, la mantis religiosa, el grillo, la barata, el tábano y la infaltable araña.
No tema encontrarse con algunos de estos bichitos, porque casi todos son prácticamente inofensivos. Es la apariencia la que asusta, puesto que ninguno es mortal para el hombre, aunque talvez lo sea para su jardín o alguna planta en especial. Si sabe algo más acerca de su comportamiento, sabrá como hacerle frente.
Los insectos son parte del reino animal y sobrepasan las 750 mil especies. Muchos están presentes desde épocas muy remotas, con mínimas variaciones en su estructura y hábitos; hace millones de años que son iguales.
La gran mayoría es de mucha utilidad para el hombre y la vida en el planeta, porque atacan pestes que dañan a las plantas y son agentes polinizadores, transportando el polen de flor en flor. Cumplen una función en la cadena biológica; es decir, su existencia está íntimamente ligada con la de otras especies. Dependen de ellos para vivir.

Etiquetas:

Deja un comentario