LA INTIMIDAD DE LAS FLORES

LA INTIMIDAD DE LAS FLORES

Símbolo de juventud y belleza, las flores resumen la seducción de las plantas haciendo posible la conservación de las especies vegetales, pues son fundamentales en la producción de los frutos.
En ellas se llevan a cabo las etapas esenciales de la reproducción sexual, desde la formación de las células reproductivas hasta la germinación de las semillas, pasando por la polinización, fecundación y desarrollo de la semilla y del fruto.
Con sus colores y formas atraen a los insectos y aves que participan en la polinización, pues como órgano reproductor tienen como función principal facilitar los procesos importantes de la formación y fusión de los gametos o células reproductivas.
Sin embargo, no todas son vistosas ni se reconocen fácilmente, como sucede con las gramíneas. Algunos árboles tienen pequeñas flores verdes, que a veces pasan inadvertidas.
Las típicas están constituidas por cuatro verticilos de hojas modificadas concéntricas, de partes adheridas al receptáculo, o porción ensanchada del pedúnculo floral. Las zonas más externas, generalmente verdes y más parecidas a las hojas comunes, se denominan sépalos, y su conjunto, cáliz. Dentro del círculo de sépalos se encuentran los pétalos, que forman la corola, de colores brillantes, para asegurar el proceso de la polinización. Más hacia el interior de los pétalos, se encuentran los estambres o partes masculinas de la flor. Cada uno está conformado por un delgado filamento, el cual, en su extremo, lleva una antera o saco polínico que contiene los granos de polen.
En el centro de la flor hay un verticilo de pistilos. Cada uno tiene una parte basal ensanchada y hueca llamada ovario y una porción delgada y alargada denominada estilo, que generalmente termina en una estructura achatada o estigma. Este segrega una sustancia húmeda y pegajosa que atrapa y retiene los granos de polen que caer sobre él.
Existen grandes variaciones en el número, posición y forma de las partes de una flor. Si en una sola encontramos sépalos, pétalos, estambres y pistilos, hablamos de una flor perfecta. Si carecen de unos u otros, decimos que es una flor imperfecta.

Etiquetas:

Deja un comentario