Arco de rosales

Un arco de rosales enmarca uno de los pasos a la parte más recóndita y resguardada del jardín, el huerto que custodia la iglesia. Se trata de un espacio muy singular, dotado de un cierto romanticismo. Rodeado por un seto de verónicas azules, está recorrido por caminos de ladrillo viejo, y los macizos de las distintas plantaciones se enmarcan con setos de boj tallado. Dividido en cuatro zonas, el centro lo corona una copa de piedra que en su día sirvió para contener el agua bendita en una capilla románica.

Etiquetas:

Deja un comentario