Tipos de jardines laberintos

Tipos:
La formas -circulares, ovoides, espirales, cuadradas, rectangulares, octogonales, dodecagonales, trapezoidales o completamente irregulares- y el tamaño de los laberintos no tienen límites. El trazado puede materializarse de muy distintas maneras:
Setos altos.
Con árboles como el arce, carpe, tejo o ciprés, pueden conseguirse barreras vegetales de una altura superior a dos metros.
Setos bajos.
Permiten ver por encima del hombro lo que hay más allá y a otros visitantes perdidos en el enredado trazado, que puede delimitarse con arbustos como el aligustre, el boj o el mirto.
Pradera.
La forma global del diseño es más fácil de apreciar en este tipo de laberintos. Se puede acentuar el trazado diferenciando el recorrido con gravilla, pequeñas elevaciones del terreno o hundimientos en forma de fosos.
Agua.
El agua es un elemento que fluye y siempre encuentra la salida, antes o después. Puede servir de vehículo para que la persona se mueva por el laberinto.
Pavimento.
Los dédalos dibujados en el suelo o en las paredes jugando con distintos tipos de pavimento fueron muy frecuentes en la época romana en forma de mosaicos y aludían constantemente a la mitología clásica.

Etiquetas:

Deja un comentario