Archivo de la categoría ‘Cerezo’

Frutas y hortalizas

Viernes, 19 de febrero de 2010

Los frutos deben estar enteros, sanos, sin lesiones provocadas por el transporte o por enfermedades. La forma debe ser regular, la típica de la variedad. Las cerezas se dividen comer-cialmente en 3 categorías, como se indica a continuación: extra: los frutos deben tener la forma y los colores típicos de la variedad; la piel no debe presentar lesiones en absoluto;

Primera categoría: los frutos deben tener la forma y los colores típicos de la variedad; la piel no debe presentar lesiones ni moraduras de extensión superior a 0,5 cm2;

Cuidar plantas

Jueves, 18 de febrero de 2010

Durante la recogida de las cerezas que se hayan desarrollado en las ramas fructíferas hay que tener cuidado en no dañar las ramas, pues éstas aún están en condiciones de producir frutos durante un largo período. Por tanto, cuando se efectúa la torsión del fruto para separarlo de la planta conviene, al mismo tiempo, sujetar el pecíolo entre el índice y el pulgar de la mano libre en el punto más próximo a la rama. De este modo, si se realiza un movimiento brusco para recoger la cereza puede ser que se provoque la rotura del pecíolo, aunque la rama quedará intacta.

Maduracion frutas

Miércoles, 17 de febrero de 2010

La recogida de las cerezas se realiza en épocas distintas, según la variedad. Las variedades precoces y muy precoces, que se cultivan sobre todo en las zonas cálidas, deben recogerse antes del fin de la primera mitad de junio.
Las variedades de maduración media se recogen entre mediados de junio e inicios de julio; las tardías, pasados los primeros diez días de julio. La recogida siempre es escalonada y debe efectuarse en varias intervenciones, a una media de 2 veces cada semana durante 1-2 semanas, a medida que vayan madurando los frutos.

Cultivo

Martes, 16 de febrero de 2010

Las plantas que se obtienen a partir de patrones clónicos tienen dimensiones homogéneas y una talla más bien pequeña. La plantación de un cerezal se realiza siguiendo técnicas análogas a las que se describen para un melocotonar, por lo que se remite al lector a la descripción de este cultivo.

El cultivo de los cerezos requiere podas regulares, que se realizan de forma análoga a como se indica esta operación para el melocotonero, por lo que se remite al lector a la descripción de este cultivo.

Las cerezas

Lunes, 15 de febrero de 2010

Tradicionales: son muy vigorosos, toman el nombre de patrones francos y derivan de semillas de variedades cultivadas de cerezo. Dan vida a plantas de distintas dimensiones.

Clónicos: derivan de plantas madre seleccionadas de 2 especies: el cerezo ácido (Prunus cesarus), que produce patrones reductores, adecuados para el injerto de la cereza dulce; el cerezo de Santa Lucía (Prunus mahaleb), del que se obtienen los principales patrones reductores adecuados para el injerto del guindo.

Duracina negra

Domingo, 7 de febrero de 2010

Duracina negra: produce frutos con la pulpa de color rojo oscuro y bastante consistentes, adecuados para la conservación.

Juliana: produce grandes frutos con la pulpa de color rosa y bastante consistentes, lo que los hace de fácil conservación.

Bigarreau Burlat

Sábado, 6 de febrero de 2010

Bigarreau Burlat: es de origen francés y muy precoz, por lo que no es recomendable para zonas de clima frío. Produce cerezas con la pulpa de color rojo y de consistencia media.

Plantas de cerezas

Viernes, 5 de febrero de 2010

Por esa razón es conveniente que crezcan junto a otras plantas de cerezas de variedades distintas que puedan, en el momento adecuado, polinizarlas.  Produce frutos con la pulpa de color rojo y bastante consistentes, de fácil conservación.

Cerezo tipos

Jueves, 4 de febrero de 2010

Las principales variedades de cerezo difundidas por España son cerca de 40. Pueden dividirse en 2 grandes grupos: Variedad de cerezo dulce: los frutos tienen la pulpa azucarada, de un color que oscila entre el blanco y el rojo oscuro. La mayor parte de estas variedades no es capaz de autofecun-darse.

Del cerezo

Lunes, 1 de febrero de 2010

El cerezo, para crecer, requiere mucha luz: por ello prefiere una posición soleada. No tolera la sombra, ni siquiera unas pocas horas al día.
Esta planta también puede cultivarse en la montaña, hasta unos 1000 m de altitud, pues resiste al frío bastante bien. Durante el invierno tolera temperaturas de hasta -20 °C sin sufrir daños, ya que pierde las hojas y entra en el estadio de reposo vegetativo.