Archivo de la categoría ‘El Huerto’

PODAS DE VIÑAS Y PARRONALES

Jueves, 26 de abril de 2012

VIÑAS Y PARRONALES.
Época de poda de mantención y de producción, aprovechando la plena latencia invernal.

 

Variedades de remolacha

Viernes, 13 de abril de 2012

Variedades.
En nuestro país se cultivan dos tipos de betarragas, el achatado y el globoso. Sin embargo, la forma de las raíces varía bastante en función de su edad y de las condiciones climáticas reinantes durante el cultivo.
De forma aplastada
♦ Chata de Egipto.
Antiguamente fue la más difundida en el mundo. Muy precoz, con raíces de color rojo sangre, collar pequeño y hojas de color rojo.
♦ Crosby’s Egyptian o Early Wonder.
Precoz, con raíces de tamaño mediano a grande, buen color rojo y forma menos aplastada que la anterior. Tiene collar pequeño y hojas verdes, que después se tiñen de rojo.
De forma globosa
♦ Fireball (bola de fuego). .
Muy precoz, raíz esférica, de color rojo vivo.
♦ Detroit dark red.
Es una de las principales exponentes de las variedades globosas.
♦ Detroit Ñero.
Se distingue por su alto contenido de materia seca.
♦ Rubidos.
Es una variedad que tiene raíces de color rojo más intenso.
♦ Boltardy.
Una de las mejores de tipo globoso. Destaca por su pulpa de color rojo sangre. Es muy resistente a la emisión de tallos florales y mantiene su calidad en condiciones climáticas adversas.
♦ Cardenal y Sangría.
Dos buenas variedades de este grupo, muy precoces. Alba Betarraga blanca, preferida en la preparación de pickles, porque no tiñe las mezclas con otros encurtidos.
Las raíces pueden almacenarse en manojos, con la vegetación libre de humedad y buena circulación de aire entre las raíces. Si se desea conservarlas con una calidad óptima, por una o dos semanas, se colocan a una temperatura de 1 grado C y 90% de humedad relativa.
Aunque probablemente obtendrá cosechas de calidad variable, de acuerdo a las condiciones climáticas, es conveniente que siembre escalonadamente durante todo el año. De este modo es posible disponer de esta hortaliza y de sus hojas con frecuencia, en una variedad más amplia de preparaciones.

Plagas y enfermedades en el cultivo

Jueves, 12 de abril de 2012

Plagas y enfermedades
En general, la betarraga se produce en buenas condiciones sanitarias en el país, salvo el ataque de algunos insectos, los mismos que afectan a la acelga. El más frecuente es la mosca minadora, cuyas galerías deterioran las hojas.
Tampoco sufre muchas enfermedades, pero en caso de presentarse, las principales suelen ser la cercosporiosis y la virosis. La primera es producida por el hongo cercospora beticola en presencia de humedad alta y temperaturas medias de 24 a 27 grados C, y causando manchas de color café con bordes desde rojo-purpúreos a café oscuro en las hojas. En este caso se recomienda enterrar los restos de la cosecha y rotar cultivos de tres años o más.
La virosis es causada, entre otros, por el virus de mosaico y se reconoce por el moteado de las hojas, clareamiento de venas, lesiones circulares anilladas y enanismo general, con pecíolos de las hojas más cortos que el normal.

Cuidados en el cultivo

Miércoles, 11 de abril de 2012

Cuidados
El cultivo de esta planta es de corto período vegetativo; de manera que si el suelo ha sido preparado conveniente y oportunamente, será suficiente efectuar una sola desmalezadura. Las recolecciones sucesivas desempeñan un papel importante del raleo, dejando mayor espacio a las raíces restantes.
En cuanto al riego, cuando se realiza a tiempo permite un buen grado de humedad, asegurando un desarrollo uniforme de la planta y una mejor textura de las raíces.

Siembra de betarragas

Martes, 10 de abril de 2012

Siembra
Por razones prácticas, de calidad y de productividad, se recomienda el sistema de siembra directa, de la que se obtienen betarragas más abundantes, lisas, con raicillas finas y menudas.
Coloque las semillas en líneas sobre una mesa de 75 cm de ancho, con 30 cm de separación respecto de otras platabandas. Siembre a surco lleno, cubriendo con 2 a 3 cm de tierra. Utilice poca semilla y ralee cuando las plántulas alcancen 5 cm de altura, dejándolas a 7 o 10 cm entre sí. Cuando al emerger no se ven muy tupidas, limítese a entresacar las raíces que alcanzan un tamaño aceptable para el consumo. El riego se hace por infiltración y no directamente.
La siembra al voleo se realiza en platabandas de 1,5 a 2 metros de ancho, esparciendo la semilla y cubriendo con una pasada de rastra de clavos liviana. Se dan riegos tendidos, con poca agua, por “tapadas” laterales y cortas. Este método es aconsejable a nivel de huerto casero.
Si obtiene la semilla del propio huerto, verá que las flores de esta hortaliza, a semejanza de la acelga, producen frutos esféricos de superficie rugosa, en cuyo interior hay de dos a seis semillas. Un gramo de ellas contiene 60 unidades de gran longevidad y alto poder germinativo.
La conformación de la simiente puede hacer necesario un raleo posterior, para separar los grupos de plantas que nacen de dos o más unidades, pero puede ahorrarse este trabajo empleando semilla monogérmica, que se vende en las distribuidoras especializadas.

La remolacha

Lunes, 9 de abril de 2012

Sus exigencias.
La betarraga, llamada científicamente Beta vulgaris var. hortensis L, de la familia Quenopodiáceas, prefiere un ambiente fresco y algo húmedo; pero si la temperatura se mantiene entre 5 y 10 grados C durante dos o más semanas, puede ocurrir que las plantas emitan su tallo floral prematuramente, deteriorando la calidad de su raíz comestible.
En materia de suelos, esta especie relativamente rústica se produce mejor en aquellos de pH neutro y algo sueltos, que ofrecen resistencia a su expansión. En tales condiciones resultan mejor conformadas, más lisas y suaves que en los sustratos pesados. Para abonar la planta, el estiércol debe aplicarse en el cultivo precedente.
La deficiencia de boro se detecta cuando se observan manchas internas de color pardo, que se acentúan hasta tomar un color negro. Si éstas llegan a la epidermis, forman un anillo ceroso que rodea la raíz, cerca de la superficie del suelo, independientemente de que las hojas muestren anomalías. Esta carencia es uno de los factores que determinan la presencia de hojas rojas en lugar del verde natural. Si la ausencia de boro es total, las hojas se retuercen, encrespan y finalmente mueren. En esos casos es preciso seleccionar variedades menos sensibles a este problema.
Cuando lo que falta es cobre, varía el color de la pulpa y las raíces casi no muestran carne roja. Sus anillos son mucho más marcados que en las normales.

Cultivo de betarragas

Viernes, 6 de abril de 2012

Lo único que masivamente se sabe acerca de la betarraga se refiere a su importante aporte nutricional, en virtud del cual la mantenemos vigente en los huertos y supermercados. Como reconocimiento a sus méritos, se le incluye generalmente en la ensalada surtida.
Los más creativos, cultores de un naturismo mixto y ocasional, beben su delicioso y reconfortante jugo y consumen las hojas verdes y tiernas de las primeras cosechas o raleos en tortillas, a las que se añaden picadas finamente, crudas o cocidas.
Los rusos, en cambio, hacen exquisitas preparaciones con la betarraga, mientras que los italianos y españoles fabrican con ella encurtidos en vinagre. Convendría proveerse de nuevas y diferentes recetas de la cocina internacional que enriquecerían nuestra dieta con esta y otras hortalizas, que se revelan como antídoto contra el mal de los tiempos modernos: el cáncer.

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Lunes, 12 de marzo de 2012

PLAGAS Y ENFERMEDADES.
Mildiu o tizón de la patata. A últimos de junio y primeros de julio conviene pulverizar un fungicida del tipo del caldo bórdeles, como protección contra el tizón de la patata. Se trata de una enfermedad criptogámica que se propaga con suma rapidez en condiciones húmedas y su presencia se manifiesta con unas manchas marrón oscuro en las hojas y el rápido deterioro de los fustes. En ese caso se cortarán los fustes a 30 cm sobre el nivel del suelo y se quemarán lejos del bancal. De este modo se evita que las esporas del mildiu pasen al suelo e infesten los tubérculos. Estos últimos se pueden dejar en el suelo un par de semanas para que maduren.
La roña común. Es diminuto organismo presente en el suelo. El trastorno sólo se produce a flor de piel y no afecta a las cualidades comestibles o de conservación de los tubérculos. Suele ser más grave en suelos ligeros y «hambrientos». La colocación de un buen compost o recortes de césped en el fondo de la zanja cuando se va a plantar ayuda a obtener tubérculos
limpios y sanos libres del mal.
Nematodos. Los minúsculos nematodos, invisibles a simple vista, atacan los tallos y las raíces de la planta. Las plantas atrofiadas con tallos escuálidos delatan su presencia. El único remedio es declarar la guerra del hambre a los bichitos dejando de cultivar patatas en terrenos infestados durante varias temporadas. Un sistema para combatir el mal se basa en la rotación trienal o cuatrienal de cultivos.

Consejos de huerta

Lunes, 12 de marzo de 2012

CUIDADOS POSTERIORES.
Cave alrededor de las plantas cuando se hayan formado las rosetas de hojas, pero lo más superficialmente que pueda, para no cortar los estolones (renuevos sobre los que se forman los tubérculos) subterráneos.
El aporcado se efectúa cuando las plantas alcanzan los 15-20 cm de altura y consiste en arrastrar suelo de entre las hileras para formar un montículo. De este modo se impide que los tubérculos asomen a la luz del sol, y se tornen verdes e incomibles.

Proteger el huerto de las heladas

Viernes, 2 de marzo de 2012

PROTECCIÓN CONTRA LAS HELADAS
Son muy adecuados los túneles de sección poligonal. Si el túnel cuenta con una pieza móvil para la ventilación conviene retirarla con el fin de no forzar demasiado a las plantas, pero se volverá a colocar por la noche si amenazan heladas.
Si las plantitas jóvenes se ennegrecen con los hielos, no hay que suponer que han muerto; pronto echarán renuevos. La cosecha será más tardía, por supuesto, y en muchos casos no tan abundante.