Archivo de la categoría ‘Frutos’

Las variedades del fruto chirimoyo

Miércoles, 23 de mayo de 2012

Variedades.
Existen diversas variedades de chirimoyo, aunque las diferencias radican, más que nada, en las características externas de la fruta. De ellas, las dos más plantadas en la actualidad son concha lisa y bronceada. La primera produce un fruto redondeado y liso, mientras que en la segunda es más alargado, algo cónico, con protuberancias en la parte basal y media.
La compensación a las dificultades que ofrece este frutal, en materia de productividad, es la abundante y sabrosa pulpa de sus frutos. Tanto es así, que donde se puede cultivar un chirimoyo, se planta con gusto, porque todos sabemos que no hay excepciones a la regla que reza de lo bueno, poco.

Chirimoya propiedades

Martes, 22 de mayo de 2012

El fruto.
La chirimoya es un fruto compuesto, denominado botánicamente sincarpio, formado a través de la fusión y posterior desarrollo de los numerosos pistilos -entre 70 y 100- que posee la flor. Para que la fructificación ocurra, el óvulo de cada pistilo debe ser fecundado y dar origen a una semilla, hecho que no ocurre fácilmente, debido al desfase entre la receptividad de los pistilos y la liberación del polen evacuado por los 180 a 200 estambres de cada flor. A esto se agrega la dificultad que la especie presenta a las abejas para penetrar al interior de las flores, de gran estrechez en su corola. Por tales motivos, en forma natural el chirimoyo generalmente logra bajas producciones, con una alta proporción de fruta chica y deforme. Sólo algunas flores logran ser polinizadas y muchas de ellas lo son en forma parcial, desarrollándose algunos ovarios mientras el resto permanece atrofiado.
Sin embargo, el problema de la cuaja de frutos se puede solucionar mediante un sistema de polinización manual, que asegura mejores niveles de producción, con fruta grande y simétrica. El método consiste en depositar en las flores, mediante un pincel, el polen recolectado el día anterior.

El chirimoyo

Miércoles, 16 de mayo de 2012

Esta fruta exótica es cada vez más apetecida en el mundo entero.
La atractiva apariencia, el sabor y aroma tan especiales de la chirimoya, llaman la atención de los turistas que nos visitan. Esta fruta semitropical que hemos hecho nuestra, posee cualidades que hoy son reconocidas también en el extranjero. Se cree que en un plazo cercano, su cultivo aumentará, para satisfacer a un expansivo mercado.
El nombre científico de la especie es Annona cherímola, y constituye una contribución sudamericana a la fruticultura. Es originaria de las zonas altas precordilleranas del norte del Perú y Ecuador, situadas entre 1.500 y 2.200 metros sobre el nivel del mar. De regiones muy cercanas a éstas provienen también el lúcumo y el papayo, frutales muy arraigados en el país y cuya adaptación a la agricultura y consumo internos ha resultado privilegiada.
En Chile existen, según el catastro efectuado en 1992, alrededor de 1.500 hectáreas plantadas con chirimoyo, lo que significa un notorio incremento de cultivo, debido a las expectativas de exportación de la fruta. De este modo se ha superado largamente la superficie de 400 hectáreas que se había mantenido estable por muchos años en nuestro medio.
Su fruto vistoso, decorativo y exquisito tiene entre nosotros aplicaciones típicamente chilenas, como agregado a la leche o al vino y en la fabricación de helados, además del consumo en estado fresco, en variados postres. Durante su tiempo de maduración, invierno y primavera, las únicas otras frutas disponibles para los usos descritos, son la frutilla y el plátano.
A nivel continental, su cultivo se encuentra aún poco difundido, reduciéndose a plantaciones semisilvestres en sus lugares de origen y países limítrofes, excepto algunos cultivos comerciales de consideración en Chile, Bolivia y Perú. En Europa, sólo los hay en España.
Otras especies del género Annona, similares a la chirimoya, se cultivan en regiones del centro y sur de América, que poseen clima más tropical. Entre ellas está la guanábana (Annona muricata) y el anón (Annona squamosa), cuyo desarrollo se encuentra muy limitado por una gran susceptibilidad a ciertas plagas, particularmente a algunos tipos de mosca de la fruta. También existe un híbrido de A. cherimola y A. squamosa, la atemoya, con plantaciones de importancia en Israel.

Teñir con el fruto de la henna y otras plantas

Viernes, 17 de febrero de 2012

Para teñir.
La mayoría de las civilizaciones han utilizado frecuentemente, en un momento u otro de su desarrollo, ciertas plantas para pintar el cuerpo o teñir el cabello, la piel o las uñas. Los antiguos britanos se servían del glasto para teñirse el cuerpo de azul, pero hoy se cree que la práctica no obedecía tanto a razones cosméticas como a la protección antiséptica que la hierba procuraba a las heridas. Las mujeres egipcias y sudanesas vienen utilizando desde hace 4.000 años la henna como tinte para el pelo, costumbre que hoy se ha extendido a Europa occidental y las sudanesas se pintaban las uñas con un producto elaborado con el fruto de la henna.
La grasilla o tirana sirve para teñir el cabello de rubio, y con una mezcla de aligustre y rábano se obtiene una coloración roja, al igual que con las flores de azafrán y caléndula. La cascara de nueces verdes tiñe con un color pardo-negruzco oscuro y también se puede lograr un castaño progresivamente más oscuro mediante varias aplicaciones de hojas de alcachofa, palo de Brasil, catecú, palo campeche, mirto y corteza de sauce. Para aclarar el cabello, dan resultados bastante buenos la manzanilla, el gordolobo y la raíz de ruibarbo. El único método realmente eficaz de oscurecer las canas consiste en aplicar una infusión concentrada de salvia en té frío todos los días durante semanas.
Diversos coloretes se componían a base de hierbas. El mejor conocido es el elaborado con mijo de sol agreste. En Europa a final del siglo XIX y principios del XX, las mujeres de dudosa virtud se aplicaban en la cara polvos elaborados con la raíz triturada del aro manchado, o a base de flor de lis.

PULVERIZACIÓN DE FRUTALES

Martes, 13 de julio de 2010

PULVERIZACIÓN DE FRUTALES
Todos los frutales de tronco alto o bajo, necesitan una pulverización invernal con aceite de alquitrán. En muchos casos, una pulverización invernal vale por diez estivales, hasta el punto de que una aplicación de insecticida en diciembre, mantiene los árboles limpios de plagas casi todos los veranos. Durante el invierno, los huevos de los áfidos chupadores de savia yacen en las grietas y hendiduras de la corteza. Es, pues, el momento de destruirlos, antes de que eclosionen y den lugar a una destructiva plaga en primavera más difícil de contener.
Hay que tener cuidado al manejar estos preparados. No permita que sus ojos o su piel entren en contacto con ellos, y tampoco los inhale. Utilice guantes de goma y protéjase la nariz y la boca con un pañuelo o una mascarilla. Sitúese en el lado del árbol que reciba el viento para que el producto se esparza lejos de usted. Tenga cuidado también de no rociar a nadie, cerciorándose de que no hay ninguna persona en las proximidades. Por último, cuando termine la tarea, tire el líquido sobrante por un desagüe, enjuague varias veces el recipiente y lávese manos y cara con agua caliente y jabón.
La capa invernal de aceite de alquitrán destruirá asimismo los musgos y liqúenes que crezcan en los troncos y ramas de los árboles, y limpiará los senderos del verdín, tan resbaladizo y peligroso cuando está húmedo.

Plantar perales

Lunes, 12 de julio de 2010

LUEGO, LOS PERALES
Por lo que se refiere a los perales, la poda invernal de los árboles jóvenes sigue las mismas pautas que la de los manzanos. En el caso de los árboles más viejos, ya establecidos, es mejor no podar, si puede evitarse. Lo que siempre debe procurar es que las ramas no formen una masa compacta que no deje circular el aire ni pasar la luz, lo cual provocaría enfermedades.
Plantación. No es demasiado tarde para plantar perales, aunque cuanto antes se Instalen, será mejor. Recuerde que los árboles deben plantarse por parejas, cuyos miembros deberán ser de distinta variedad. La razón estriba en que, en la práctica, no tiene lugar la autofecundación y los perales necesitan la polinización cruzada con otra variedad para formar frutos. Para un huerto pequeño, se puede recomendar Conference, que entra en sazón a últimos de septiembre, y Wi-lliam’s Bon Chrétien, que madura hacia el final de agosto.

Frutas y hortalizas

Viernes, 19 de febrero de 2010

Los frutos deben estar enteros, sanos, sin lesiones provocadas por el transporte o por enfermedades. La forma debe ser regular, la típica de la variedad. Las cerezas se dividen comer-cialmente en 3 categorías, como se indica a continuación: extra: los frutos deben tener la forma y los colores típicos de la variedad; la piel no debe presentar lesiones en absoluto;

Primera categoría: los frutos deben tener la forma y los colores típicos de la variedad; la piel no debe presentar lesiones ni moraduras de extensión superior a 0,5 cm2;

Guindas

Martes, 19 de enero de 2010

Las guindas son de color rojo más claro con tonalidades blancas.
La pulpa de las cerezas es esponjosa o dura, según las variedades, y con frecuencia tiene un sabor dulce. A veces tiene una coloración clara mientras que en otras ocasiones, por el contrario, es más bien oscura.

Frutos

Lunes, 18 de enero de 2010

Las partes que se aprovechan como alimento son los frutos, es decir, ¡as cerezas y las guindas. La cerezas son de dimensiones más bien reducidas (cada una de ellas puede pesar entre 7 y 14 g) y de variados colores, en función de la variedad. Por lo general son de un rojo más o menos oscuro, a veces casi negro.