Archivo de la categoría ‘Las Plantas Medicinales’

Flor de Gallo

Jueves, 5 de abril de 2012

Flor de Gallo

NOMBRE CIENTÍFICO: Alstroemeria haemantha. NOMBRE VULGAR: Flor del gallo.
Esta bellísima especie constituye un regalo para la vista de los viajeros que pasan por entre las cadenas de cerros de la cordillera de la Costa, entre las regiones Cuarta y Novena de nuestro país. Florece durante los meses de primavera y crece profusamente en las laderas de estos cerros, alegrando el paisaje con su hermoso colorido anaranjado, responsable de su nombre común: flor del gallo.
Esta especie corresponde a una hierba perenne que rebrota de sus tubérculos subterráneos, los cuales son un tipo de tallo que crece bajo el suelo y que mantiene así sus yemas de renuevo protegidas durante la época de stress hídrico y de las bajas temperaturas del invierno.
Después de las primeras lluvias, la especie inicia su crecimiento vegetativo, con la diferenciación de las hojas que emergen hacia la superficie del suelo formando una roseta. Estas son alargadas, con nervadura paralela y forma lanceolada, típica de las monocotiledóneas.
Hacia la primavera, cuando la yema apical se transforma en reproductiva, desarrollan un tallo erecto, en el cual las hermosas flores se ordenan en grupos terminales de hasta quince, constituyendo una inflorescencia de umbela. Cada flor está constituida por 6 tépalos (elementos coloreados equivalentes a los pétalos cuando no existen los sépalos), tres de los cuales presentan numerosas líneas y manchitas de colores oscuros y contrastantes, que los hacen diferentes, constituyendo llamativas pistas para los insectos polinizadores.
A causa de su belleza, son intensamente utilizadas como plantas ornamentales e incluso exportadas a Europa, lo que ha ocasionado, a pesar de su abundancia, una disminución paulatina de su frecuencia en el terreno. Por tal razón, esta especies y otras alstroemerias son consideradas vulnerables.
Es necesario que nuestra flora nativa ocupe un lugar de importancia en los jardines, más aún si nos proporciona un bello colorido que puede contrastar con los verdes de los arbustos.
Usted puede cultivar la flor del gallo recogiendo de las lomas los tubérculos con bastante raíz y tierra y colocándolos en su jardín en hoyos lo suficientemente profundos como para que contengan todo lo que ha recogido del cerro. Es preferible hacerlo cuando se pierde la flor y las hojas comienzan a secarse. También es posible reproducirlas por semillas, las que se deben recoger secas y sembrarlas en almacigos a fines de invierno.

Hierbas medicinales para las quemaduras

Sábado, 11 de febrero de 2012

En cicatrices, quemaduras o cortes.
En estos casos es mejor aplicar las hierbas en forma de crema o pomada. Sin embargo, lo ideal es confiar su elaboración a los herboristas médicos profesionales, capacitados para utilizar la base oleosa que mejor se adapte al cutis en cuestión.

Curas de vapor

Martes, 31 de enero de 2012

Curas de vapor. Es un tratamiento menos engorroso que las mascarillas y resulta ideal para pieles grasas, con acné o espinillas. Para esta última imperfección de la piel se vierte agua hirviendo en una palangana con manzanilla, primaveras, hinojo, tilo, ortigas o aquilea. Se enrolla una toalla a la cabeza de la «paciente» y se somete el rostro a la acción del vapor durante diez minutos. Después se limpia la piel con algodón y se cierran los poros con agua destilada fresca.

La carqueja

Domingo, 20 de marzo de 2011

Y un uso doméstico
Algunos lectores habrán observado que en el campo se fabrican escobas con sus ramas, muy eficaces para barrer patios de tierra, porque retiran las hojas y ramillas sin estropear el suelo, como si fuera un rastrillo.

Baccharis

Viernes, 18 de marzo de 2011

Tónico estomacal y yuyito para el mate

Para uso interno se prepara una infusión con toda la parte aérea de la planta desecada. Alcanza con 10 gramos de hierba en un litro de agua, en casos severos se puede aumentar hasta 30 gramos por litro de agua. También admite un cocimiento rápido de hasta 3 minutos, se deja reposar y se cuela.
Se bebe caliente y sin azúcar, tres tazas diarias. Existe la costumbre generalizada en nuestra campaña de hacer la infusión y usarla como agua para el mate va bien con estas otras hierbas: cedrón, boldo, raíz de cepa caballo, raíz de mil hombres. También con la manzanilla y la menta.
Pese a estos usos medicinales debe ser empleada con cautela ya que estudios realizados en animales con la Baccaharis Articulata han indicado cierta toxicidad.

Carqueja

Jueves, 17 de marzo de 2011

Ficha técnica
Con este nombre popular se conocen muchas variedades, siendo las mejores las más amargas.
Baccheris Articulata (de tallos bialados) y Baccheris Trímera (de tallos trialados)
Este arbusto llega a medir hasta 1.50m en las especies más desarrolladas y crece preferentemente en suelos pedregosos y silíceos. Se la encuentra en todo Uruguay, sur de Brasil, Bolivia y norte argentino, lugares de donde es originaria.

Propiedades compartidas
Todas las variedades comparten estas propiedades y usos:
Tiene un principio amargo, muy activo, que estimula las funciones hepáticas actuando como colagogo y digestivo. Activa la secreción de la bilis y la hace abundante. Es depurativo y desintoxicante, y tiene por lo tanto la virtud de aliviar los cólicos hepáticos.
Puede contribuir a los cálculos biliares. Tiene actividad hipoglucemiante, es decir que disminuye el azúcar en sangre. Está indicada para las inflamaciones de bazo (pajarilla como se la conoce popularmente). Ideal en dispepsias y malas digestiones.
También actúa como diurético, antidiarréico, sudorífico y antiparasitario intestinal. Tiene además fama de afrodisíaco, si se toma a diario, aumentando el deseo sexual, la libido, tanto en el hombre como en la mujer; indicado para la impotencia en el hombre y la esterilidad en la mujer. Para uso externo se prepara una infusión con 30 gramos de hierba seca para un litro de agua.
Se puede utilizar como cicatrizante de heridas úlceras y para inflamaciones de todo tipo. Ayuda a la curación de algunas enfermedades de la piel, llagas, quemaduras e inflamaciones de la boca y la garganta debido a una actividad antibiótica propia de la especie.

Usos medicinales de la centella asiatica

Miércoles, 16 de febrero de 2011

Usos medicinales
Contraindicaciones: no se ha comprobado su inocuidad durante el embarazo y la lactancia; usos prolongados pueden originar fenómenos de sensibilización.
Otros usos mencionados en la bibliografía, (sin investigaciones al respecto en nuestro país): estimulante de la biosíntesis del colágeno; cicatrización de úlceras varicosas y de decúbito; mejorador del trofismo conjuntivo; aumenta la formación de fibroblastos; mejora la mlcrocirculación, reduciendo significativamente la celulitis.

Centella asiática

Martes, 15 de febrero de 2011

Centella asiática
Dado que el uso de la Centella asiática se ha restringido prácticamente sólo a fines cosméticos, tanta publicidad ha generado desconfianza y escepticismo sobre sus propiedades .
Sin embargo, esta pequeña hierba perenne, con tallos delgados rastreros a subterráneos y de hojas abovadas, presenta en su extracto alcohólico ácidos grasos, alcaloides y terpenoides, entre los cuales destacan los asiaticósidos, responsables de su capacidad cicatrizante, y el madecasicósido, con efecto antiinflamatorio. Dichos terpenoides también presentan actividad antiespasmódica.
Su uso es básicamente externo, en forma de polvos, ungüentos, cremas y jabones aunque también existen ampollas de uso intramuscular. Existen en el mercado cápsulas de ingesta oral, pero su administración se recomienda sólo bajo estricto control médico.

Para infusiones

Lunes, 5 de julio de 2010

PARA INFUSIONES Y TISANAS

El empleo de infusiones y tisanas, aunque no es todavía muy popular, está poco a poco siendo apreciado por mucha gente. Tradicionalmente, en Europa y Norteamérica, las hierbas se usaban en forma de simples infusiones y tisanas. Muchas se recetaban para un momento determinado del día o una estación del año. Algunas iban mejor en el desayuno, otras después de merendar y algunas a la hora de acostarse.
Hay un gusto adquirido, aunque las infusiones comunes ricas en taninos, parecen hoy demasiado ásperas. Son, por lo general, muy diferentes de los tés de la India y China, y poseen un aroma y un sabor delicados, aunque son mucho más fuertes y muy aromáticas. Las siguientes hierbas pueden ser adecuadas para un paladar principiante: angélica, bergamota, manzanilla, toronjil, hierbaluisa, tila, romero, salvia y tomillo.
Se prepara una tisana echando 15 gramos de una hierba en medio litro de agua hirviendo y dejándola reposar así siete minutos.
Con algunas especies de camelia se pueden confeccionar infusiones muy parecidas a las comerciales.
Para hacer una infusión es preciso escoger plantas con un cierto contenido en taninos. El aroma de dichas plantas se realza mediante un proceso de fermentación, exactamente igual que se hace con los tés chinos e hindúes. El sabor de todas las infusiones auténticas, al contrario que el de las tisanas, se debe tanto a la fermentación como a la presencia de taninos.
Son plantas adecuadas con taninos la zarza, el pie de león, el frambueso, la adelfilla y la fresa. Se recogen las hojas jóvenes, se dejan secar 24 horas, se machacan, se envuelven en un paño y se ponen a fermentar durante dos o cuatro días en una fresquera templada. Las cantidades pequeñas no llegarán a fermentar, por lo que es preciso emplear al menos 500 g. El proceso final consiste en secar las hojas ahora marrones extendiéndolas en bandejas en un horno caliente.

Plantas sustituto del tabaco

Viernes, 2 de julio de 2010

COMO SUSTITUTO DEL TABACO
Una tradición que otra vez está ganando adeptos es la de preparar la propia mezcla para fumar en pipa. Con la desaprobación del tabaco por la medicina, rico en nicotina y alquitrán, ha renacido el empleo de mezclas de hierbas más seguras, al estilo de las usadas antiguamente, algunas de las cuales ya están comercializadas. Casi todas se basan en la fárfara, y bastantes incluyen también gayuba, trébol de agua, cerifolio almizclado, pelos de maíz, eufrasia, lavanda, orégano, gordolobo, trébol de prado, romero, salvia, trébol blanco y tomillo.
Una mezcla clásica es la siguiente: 180 g de trébol de agua; 480 g de fárfara; 240 g de eufrasia; 30 g de lavanda; 60 g de romero; 45 g de tomillo y 120 g de betónica. Todo picado.
Para aumentar la fragancia se le puede añadir manzanilla, hisopo o rosa; otras mezclas se aromatizan con regaliz, estoraque y haba tonca.