Archivo de la categoría ‘Las Plantas’

PLANTA AMOR DE HOMBRE

Martes, 5 de febrero de 2013

AMOR DE HOMBRE (Tradescantiaxandersoniana)
Indicada para la sombra e incluso para interiores, crece sin ningún tipo de requerimiento de suelo o riego. Se extiende con rapidez, tapizando en poco tiempo la superficie del suelo, de donde apenas se levanta 40 o 50 cm. Sus hojas son acin-tadas y sus flores, delicadas y efímeras. Existen híbridos de distintos colores: azul, púrpura, carmín, rojo, blanco o que combinan dos. Se multiplica con facilidad por medio de esquejes introducidos en agua o en un sustrato húmedo.

PITÓSPORO

Sábado, 2 de febrero de 2013

PITÓSPORO (Pittosporum tobira).
Oriundo de Nueva Zelanda, se trata de un arbusto de follaje siempre verde, qu no suele superar los 4 o 5 m de altura, aunque en casos excepcionales llega hasta los 10 m. Sus flores, blancas por la mañana, se vuelven amarillentas a atardecer y exhalan un agradable perfume. Se multiplica bien tanto por semillas como por estaca. Es un todoterreno que aguanta la sequía, los vientos salinos de la costa e incluso los duros fríos invernales.

Planta del Echium

Jueves, 27 de septiembre de 2012

Una Imagen de la planta del Echium en plena floración, con sus espectaculares tonos azulados, situada en una rocalla cercana a la casa

Flor Copa de oro

Lunes, 3 de septiembre de 2012

Copa de oro
(Solandra máxima)
Esta trepadora procedente de México y América Central desarrolla unas flores muy grandes y llamativas, como grandes copas de oro, que pasan del amarillo al pardo con la edad. Tienen hasta cinco anchas estrías de color púrpura en su interior, de más de 20 cm de longitud. Empieza a florecer en invierno, a partir de diciembre hasta junio, desprendiendo un olor a coco. Es tremendamente robusta y pesada, por lo que necesita un soporte fuerte o un muro donde apoyarse. Crece rápidamente en exposiciones soleadas, prefiere suelos arenosos y resiste bastante bien la falta de agua. Después de la floración, conviene podarla para regular su crecimiento. Se puede multiplicar a partir de esquejes, acodos o semillas.

PLANTA SCHEFLERA

Martes, 5 de junio de 2012

La pérdida de las hojas, se debe seguramente a exceso de riego. Por esta causa las raicillas se van pudriendo y la planta puede llegar a echarse a perder por completo, cayéndose todas las hojas y secándose finalmente.
Si todavía no es muy grave, es posible recuperarla. Primero que todo, suspenda el riego por 7 o 10 días, hasta que la tierra esté apenas húmeda, y luego comience a regarla moderadamente, sólo cuando note que la tierra esté casi seca. Si el daño no ha sido muy grande en las raíces, se recuperará totalmente.
Puede ocurrir también que hayan aparecido hongos en la tierra del macetero, ya que la humedad y el calor son muy propicios para su desarrollo. Si nota que la planta no ha reaccionado con la suspensión del riego, hágale cambio de tierra y macetero. Es necesario reemplazar también el recipiente, porque los hongos se quedan en las asperezas de la greda y se vuelven a desarrollar en la tierra nueva. Hágalo con mucho cuidado y en el menor tiempo posible.
Tenga al lado la nueva tierra y el macetero. Golpee el recipiente antiguo con la mata en forma invertida y se desprenderá con facilidad. Cuidadosamente desprenda la tierra de la scheflera sin dañar las raicillas, lo más que pueda.
Enseguida colóquela en el nuevo macetero, al que antes le habrá colocado una piedrecilla en el hoyo de drenaje y algo de tierra. Luego cúbrale
las raíces con más tierra y apriétela suavemente. Riegúela para que se acomode y no quede aire en el interior. En seguida ponga más tierra hasta que quede lo suficientemente lleno como para recibir el agua de riego.
No debe quedar ni más afuera ni más enterrada de lo que estaba. Esto es todo el tratamiento que por ahora puede hacer. Espere que vuelva a brotar y entonces ayúdela con abono foliar, preparado según las indicaciones del envase, pulverizando las hojas que queden y las otras que puedan venir.
Cuéntenos después el resultado.

Sedum

Domingo, 1 de enero de 2012

Sedum. Otro género muy variable, fácil de multiplicar a partir de las hojas. Su color se intensifica al sol; las flores son pequeñas y estrelladas. A este género pertenecen las conocidas pampajarito y uña de gato.

Lathyrus

Jueves, 24 de noviembre de 2011

El precioso Lathyrus (guisante de olor), que no es comestible, sirve de fondo a lozanas hileras de plantas de albahaca moruna y de albahaca común verde y roja. En el extremo del macizo, las matas de mejorana, estragón, perejil, cebollinos y salvia rematan el conjunto.

Plantas en jardines

Jueves, 3 de noviembre de 2011

Algunos conjuntos de perennes, anuales y bulbos se han venido usando durante un tiempo lo bastante largo para que se los considere clasicos. Una de estas combinaciones, adecuada para un arriate que tenga sol parcialmente, se verá en el plano que se explica en el apartado “Encanto primaveral a lo largo de un camino”, en páginas posteriores. Este diseño une los bulbos clásicos de la primavera (narcisos, rompenieves y tulipanes) a las perennes tradicionales (dicendras, peonías y azucenas) y cubre los espacios con anuales ampliamente conocidas (alegría de la casa).
Para mantener un color determinado en toda la estación, existen varias combinaciones. En la gama del azul al azul purpúreo, se puede recurrir en primavera a los crocos, lirios, ceanotos y anémonas; para principios del verano, a las campanillas, gencianas y hierba de gato; para el verano, a las espuelas de caballero, espliego y lobelia; para finales del verano, al acónito, agerato y áster.
En muchos de los arreglos que se hacen con anuales y con perennes, se integran plantas de follaje llamativo para que sirvan de telón de fondo o llenen espacios vacíos. Una posibilidad interesante es la que brinda el ricino (anual), que crece con relativa rapidez, y alcanza una altura de 2.50-3 m, a la vez que exhibe hojas elegantes, lobuladas, de color verde oscuro. El acanto es una perenne de 45 a 120 cm de altura, que tiene hojas ásperas y muy perfiladas. En el diseño de un macizo de colorido continuo, que se analiza en páginas siguientes, una anual como el coleo se une a perennes como la artemisa o la Hasta. Las especies de coleo híbrido ofrecen una amplia variedad de hojas brillantes, y son ideales para llenar espacios en breve tiempo, pues crecen rápidamente. Las hojas suaves y plateadas de las diversas especies de artemisa suavizan las transiciones entre colores fuertes. Las variedades mas altas se transforman en un buen complemento para las flores de tonos oscuros e intensos, y las de menor altura son excelentes para setos bajos.
Las hojas de Hosta están entre las más independientes y ornamentales de las perennes que toleran la sombra, y van desde las lisas a las de nervaduras muy marcadas, y de los tamaños reducidos a los muy grandes. Su colorido puede ser pleno, en una amplia diversidad de matices, que incluyen el verde amarillento claro, el azul y el verde, ademas de versiones con puntos de tono contrastante. La mayoría de las variedades de Hosta dan flores de tono azul lavanda o blancas, similares a las azucenas, y algunas de ellas tienen fragancias dulces muy delicadas.
También los bulbos brindan el interés y el contraste de su follaje en la composición de un arriate o de un macizo. Sus hojas largas, elegantes y por lo común lisas se diferencian de las de la mayoría de las anuales y de las perennes por su textura y por su forma recta o arqueada. Las hojas lanceoladas del lirio y de la crocosmia son un complemento atrayente para las matas de perennes como la Hosta.

Plantas de la sombra

Miércoles, 2 de noviembre de 2011

Una combinación exuberante a la sombra
Estas plantas, que no reciben más que el primer sol de la mañana, se lucen en la sombra de la tarde en un jardín de Eugene, estado de Oregón. Las matas de eulalia de la variedad “Morning Light” destacan entre las flores rosadas de las heucheras, los heléchos, hostas y un pinabeto

El tallo

Miércoles, 13 de julio de 2011

El tallo
Tanto el leñoso como el herbáceo cumplen la función de sostener las hojas, las flores y los frutos. Además, transportan (junto con las ramas) la savia bruta hasta las hojas, desde donde se distribuye en forma de azúcares y almidones (savia elaborada).

Partes del tallo
Nudos: pequeñas prominencias circulares donde se insertan las hojas.
Entrenudos: espacio comprendido entre dos nudos. Yemas: corpúsculos ovoides de gran importancia; están situadas en el extremo de las ramas y en las axilas de las hojas.