Archivo de la categoría ‘Los Céspedes’

El césped

Lunes, 21 de febrero de 2011

Para el césped:
Hora de mantenerlo bien corto, libre de yuyos, extrayéndolos completamente, o bien utilizando herbicidas. Fertilice el suelo con salitre de Chile (250 grs por cada 10 mts cuadrados) dos veces cada 15 días con el césped seco, riegue después. Si quiere renovarlo o arreglar zonas peladas, pruebe con panes de gramillón o bermuda, o si se anima con siembra directa. En este caso utilice semillas con mezclas de especies esparciéndolas creando una capa continua, cubriéndola luego con mantillo en un grosor no mayor a un centímetro. En ambos casos, previa siembra, debe retirar la superficie que quiera sustituir, agregando una mezcla de arcilla y mantillo, apisónela ligeramente. El espesor de tierra eliminado dependerá de su elección: siembra directa implica llegar a ras del resto del jardín, los panes requieren dejar un escalón de igual tamaño que el que se colocará. En cuanto al mantenimiento general del pasto, riega y corte aumentarán en frecuencia según vayan aumentando las horas luz y la temperatura.

Formando y cultivando un cesped tipo Lawn Grass

Martes, 10 de febrero de 2009

No es operación difícil la de obtener un buen encespado, pero se requieren ciertos conocimientos. Ante todo debe comenzarse con la preparación del suelo, tarea que se realizará, siempre que sea posible, con una antelación de tres meses a la siembra o plantación.
La preparación del suelo ha de comprender: nivelación, roturación, labores de rastreos, incorporación de abonos y destrucción de yuyos.
La nivelación no siempre será necesaria, salvo que se prefiera lo contrario, pues ciertos desniveles y ondulaciones bien No siempre los céspedes se siembran. Muchas especies suelen ser reproducidas vegetativamente, vale decir, plantando esquejes, matas divididas, estolones, etc. Ejemplo de lo dicho lo encontramos en el Stenotaphrum (esquejes, tallos), Cyno-
don (rizomas), Poa (estolones), etc.
En cuanto a los cuidados culturales que requiere un césped, son bien pocos: riegos, reposición de zonas despobladas y cortes. En plantaciones viejas podrá realizarse una reposición gradual o intentarse un reavivamiento mediante separación de matas en el mismo terreno, practicado con instrumentos cortantes y sin desenterrarlas. Además, se incorporarán abonos completos y lentos. En todo jardín es siempre conveniente destinar un lugar para lo que podríamos llamar “almacigos de césped”; la misión de éstos sería la de proporcionar panes de reposición para cuando hicieran falta.

Oxalis variabilis no ser pisado en la Jardineria

Lunes, 2 de febrero de 2009

Ophiopogon japonicum – Es una Liliácea que bien cultivada logra formar un tapiz de color verde obscuro; en nuestro medio es prácticamente desconocida bajo este aspecto. Crece bien a la sombra.
Oxalis variabilis – Oxalidácea originaria de las Canarias, muy cespitosa, con flor vistosa de color rosa violado. Crece y se propaga rápidamente; pierde sus hojas en el verano pero las recupera en el otoño, pasando vestida todo el invierno.
Otras especies que pueden ser empleadas como céspedes que no admiten pisoteo, son: Parietaria lusitanica, para sitios húmedos y sombríos; Paronychia argéntea, que tapiza de blanco el suelo donde vegeta; Potentilla reptana, para sitios soleados y áridos, llenándose de flores amarillas a la llegada de la buena estación; Selaginella denticulata, para sombra, de rápido crecimiento; Sedum stoloniferum, etc.

Especies de Césped que no admiten pisoteos

Lunes, 2 de febrero de 2009

Entre los céspedes que no admiten el pisoteo, nombraremos:
Achillea millefolium – Es una Compuesta que forma céspedes floridos y que en la Parte Especial de este Libro la estudiamos cultivada como planta de flor. Se la conoce vujgar mente con el nombre de “Milenrama” y, sembradas muy tupidas, sus hojas llegan a cubrir totalmente el suelo. Es muv rústica y resiste muy bien una exposición soleada.
Fragarias – Hay especies de “Fresas” que pueden cultivarse para tapizar el suelo: Fragaria vesca o “Fresa común”, es una de ellas.
En nuestro medio es muy raro encontrar este tipo de cultivo, pero en Europa se lo practica con bastante frecuencia Estas especies prefieren sitios sombreados y algo húmedos, ofreciendo como un detalle más de decoración, el color rojizo de sus frutos.
Lolium perenne – Gramínea muy conocida bajo el nom bre de “Ray Grass Inglés”. Crece rápidamente en suelos profundos y ricos y prospera bastante bien en los húmedos y fres eos, no así en los arenosos. Se utiliza mezclada con otras gramíneas para formar céspedes en donde, debido a su rápido crecimiento, es la primera en cubrir el suelo, aunque luego desaparece paulatinamente a medida que crecen sus asociadas. Cuando se trate de un césped que no deba pisarse, puede sembrarse sola.

Como sembrar el Césped en una zona húmeda

Lunes, 2 de febrero de 2009

La siembra de céspedes puede ser realizada durante los meses de poco calor y empleando semilla a razón de 100 a 150 kilos por hectárea. puhescens, Festuca glauca, Brachypodium ramosum, etc. Uru Leguminosa para igual fin: Trifolium repens.
En el comercio suele encontrarse un césped que se denomina “Lawn Grass” o “Pasto Inglés”. No se trata de una especie determinada sino de una mezcla de céspedes que cada filma comercial ofrece a su clientela de acuerdo al destino que se le reserva. Así por ejemplo, se encuentran mezclas resistentes a la sequía, otras recomendadas para lugares sombríos, otras para campos de deportes, etc. Casi siempre en estas mezclas intervienen semillas del Cynothn Dactylon, de la Poa pratensis y del Stenotaphrum americamim; también existen mezclas en las que intervienen la mayor parte de las especies nombradas.

Un Césped destinado para lugares húmedos

Lunes, 2 de febrero de 2009

Un césped destinado a lugares sombreados y húmedos podría estar integrado de la siguiente manera:
Poa pratensis …………………. 30 %
Cynodon dactylon ……………… 10 %
Stcnotaphrum americanum………… 20 %
Agrostis marítima ………………. 20 %
Poa rrivialis ………………….. 10 %
Festuca rubra …………………. 10%
Las buenas semillenas del ramo preparan mezclas especiales, convenientemente elaboradas y experimentadas, para cada caso en particular.  Conviene, pues, acudir a ellas cuando se tenga inseguridad de algún resultado.
Y dejando por, el momento de lado lo que se refiere a la elección de las especies, pasemos ahora a la operación de la siembra, o plantación. Esta operación puede realizarse de asiento, en el lugar definitivo, o en lugares que harán las veces de almacigos. La primera de ellas es la menos trabajosa y, por consiguiente, la más común. La semilla se esparcirá uniformemente por el campo preparado y se la apisonará luego levemente con un rodillo liviano; acto seguido se practicará un riego de lluvia con flor fina, quedando así finalizada la operación. Los riegos se repetirán en los días subsiguientes con la copiosidad y frecuencia que convenga.

Aprendiendo a cultivar el Césped

Lunes, 2 de febrero de 2009

La roturación del suelo deberá ser prolija y realizarse en un espesor no menor de 30 centímetros. Tratándose de aradas deberán realizarse en número de dos (cruzadas) aprovechando la segunda para incorporar al suelo abonos orgánicos en la proporción que sea necesario. Transcurrido un plazo prudencial se practicarán dos rastreadas cruzadas, y unos días antes de la siembra o plantación se repetirán para dejar la superficie bien desmenuzada y libre de malezas.
La elección del césped a emplear es una de las tareas de mayor responsabilidad, dependiendo ella del uso que se le dará al campo, de su exposición y situación, de las posibilidades que existan para cuidarlo, etc. Según sea el caso, puede em plearse una u otra de las especies nombradas en post anteriores, pero no conviene nunca elegir una sola espacie.  Lo más indicado será la adopción de una mezcla racional de pastos, vale decir, de las llamadas “Lawn Grass”, pues de esa manera quedan aseguradas las cualidades de cada una de las especies que la integran.

Otras especies de Cespedes en la Jardineria

Lunes, 2 de febrero de 2009

Festuca rubra – Gramínea perenne, de larga vida, indicada para terrenos húmedos y arenosos. Vive bien a la media sombra, es de color verde obscuro y su crecimiento es más bien lento. Se recomienda mezclarla con otros céspedes.
Poa pratensis – Gramínea conocida también por el nombre de “Kentucky blue grass”, perenne, muy resistente al frío, de extraordinaria propagación por medio de los estolones que emite, adaptable a casi tedos los suelos, casi siempre utilizada en las mezclas destinadas a la formación de céspedes, en donde por sus condiciones debe entrar por lo menos en una proporción del 25 %.
Poa trivialis – Gramínea muy utilizada en la formación de céspedes situados a la media sombra porque soporta bien a la humedad, pero no a los fuertes calores.
Ríiode Grass – Gramínea perenne, llamada también “Grama de Rhodes” y cuyo nombre botánico es Cloris gayana. A veces se la utiliza en mezclas con céspedes, pero tiene la desventaja de ser sensible a los fríos y de desaparecer avasallada por otras especies.
Stenotaphcum americanum – Excelente gramínea para formar céspedes que deban ser pisados; es muy fuerte, se propaga rápidamente por medio de sus estolones, forma un tapiz grueso y parejo, y prefiere los lugares sombreados. En el invierno amarillea, pero al llegar la buena época vuelve a rebrotar con vigor y a mostrar toda su lozanía. Se multiplica por semilla o por esquejes, en la primavera y en el otoño.

Algunos tipos de Cespedes Verdes

Lunes, 2 de febrero de 2009

Agrostis marítima – Gramínea de porte rastrero, utilizada como césped aunque si se la deja crecer libremente forma matas de cerca de un metro de altura. Crece bien en zonas frías y húmedas.
Agrostis stolonìfera – También perenne como la anterior, pero indicada para formar céspedes en lugares secos y soleados. Se propaga rápidamente por medio de estolones y suele formar también buenas praderas si se la mezcla con Festuca rubra, Poa pratensis y Lolium perenne.
Cynodon Dactylon – Gramínea denominada vulgarmente “Bermuda Grass” o “Grama Común”, muy rústica, perenne, de gran resistencia a la sequía y al pisoteo, siendo poco menos que insustituible en la formación de céspedes en los campos de deportes. Durante el invierno amarillea algo, por lo que se aconseja mezclarla con otra:, gramíneas cespitosas de invierno para obtener así un campo permanentemente verde. Se siembra a razón de 30 a 35 kilos por hectárea o se multiplica plantando los rizomas que pueden obtenerse de cualquier pie vigoroso.

Conociendo a nuestro amigo el Cesped

Lunes, 2 de febrero de 2009

Llámase por lo general “Césped” a una masa verde constituida principalmente por gramíneas especiales cuya prind-pal misión es la de cubrir espacios de tierra para alfombrarlos. Nosotros haremos extensivas la palabra a todos aquellos vegetales, Gramíneas o no, que pueden cubrir espacios de tierra o tapizar el suelo, formando así masas verdes o praderas que reúnan a un mismo tiempo condiciones de decoración y de comodidad.
De acuerdo a lo dicho, los céspedes pueden ser clasificados en dos categorías principales: Céspedes verdes y céspedes de flor. Podríamos incluir a una tercera categoría, que sería aquella que reúne a las dos nombradas. Entre los céspedes verdes pueden hacerse a su vez dos categorías: 1) los que admiten ser pisados, y 2) los que no lo admiten.