Archivo de la categoría ‘Los Macizos’

Confección de un macizo en la Jardineria

Viernes, 13 de febrero de 2009

La confección de un macizo no es tarea fácil y se requiere buen conocimiento del crecimiento de las plantas, de su época de floración, de sus exigencias, del colorido del follaje y de sus flores, etc.
El floricultor novel deberá adquirir experiencia para realizar las cosas como es debido, deberá poseer además verdadero sentido estético para planear por su cuenta un macizo decorativo y deberá, ante todo, acudir a las enseñanzas y consejos de las obras especializadas de jardinería, o de los técnicos en la materia. En un libro como el presente no es posible abarcar el tema como hubiéramos deseado, y por ello, para dar por íinalizado a este tema, nos hemos permitido extractar de la magnífica obra de Noel Clarasó, “El libro de los Jardines”, ios esquemas de las figuras 8 y 9, que representan a un macizo de flor y a un macizo aromático. Al pie de las figuras hallará el lector las explicaciones necesarias.

Tipos de macizos y combinaciones en jardineria

Jueves, 12 de febrero de 2009

Las combinaciones posibles son múltiples, aunque deberá cuidarse siempre que el efecto decorativo no se vea menoscabado por una gradación violenta. Cuanto más gradual, mejor expuestas a la vista quedarán las plantas.
La separación existente entre el camino y la platabanda (o “arriate”), es un detalle que debe cuidarse. Pueden presentarse dos casos: a) que la platabanda estuviese más alta que el camino, y b), que sucediese el caso inverso. Siempre es preferible que se presente el segundo de los casos nombrados pues da esta manera se aprovecha mejor el agua de lluvia y el camino queda más limpio al librarse de la tierra y suciedades que pudiese arrastrar el agua. La mejor solución para el caso (a) es la construcción de un múrete de contención de la tierra, separado del camino por una canaleta que recoja el agua.

Definicion de los Macizos

Miércoles, 11 de febrero de 2009

En jardinería se denomina “macizo” a una masa vegetal constituida por plantas de todo porte, en sucesión escalonada, generalmente comprendida entre un camino y una pared, o entre dos caminos. De acuerdo a la anchura de la faja de tierra cultÍA’ada, o “platabanda”, el macizo estará formado por una serie de dos o más tipos de plantas, pudiendo llegar así dfsde las matas hasta los árboles. El objeto que se persigue es que el paseante goce desde el camino con la vista de las plantas de cada serie, dispuestas en sucesión gradual hacia el fondo.
Un macizo puede formarse en un terreno plano o en un terreno inclinado. Generalmente en el primer caso es cuando se utilizan un mayor número de series, prestándose mas el segundo para establecer una sola serie de plantas.