Archivo de la categoría ‘Plantaciones’

¿Con qué semillas de frutas se pueden obtener bonitas plantas?

Miércoles, 11 de enero de 2012

¿Con qué semillas de frutas se pueden obtener bonitas plantas?
Prácticamente con todas, ya sean de hueso o pepita, siempre que se les proporcione las condiciones de suelo y temperatura que requiere cada especie.

Para las personas amantes de las plantas puede constituir una verdadera satisfacción obtener plantas perennes, que pueden llegar con el tiempo a ser verdaderos árboles, partiendo de semillas de frutos sembradas por ellas mismas. Es realmente apasionante observar cómo de aquella semilla nace una pequeña plantita y cómo ésta se va desarrollando. Vale para ello todo tipo de semillas, tanto las de frutas de hueso como las de pepita, así como nueces, castañas, piñones, bellotas, dátiles, etc. Por supuesto, hay que descartar las semillas obtenidas de frutos que hayan pasado por algún proceso de conservación, ya que la cocción, la maceración, la fermentación, etc., probablemente hayan dañado al embrión de la semilla y ésta resulte incapaz de germinar.
La forma normal de actuar con huesos de albaricoque, melocotón, cereza, etc., es enterrar uno o dos de estos huesos en una maceta llena de una mezcla de tierras apropiada (normalmente mantillo y arena), procurando que este sustrato esté siempre húmedo. Al cabo de algún tiempo, que puede ser de meses si la siembra se ha realizado en época fría y la maceta se sitúa al exterior, la semilla habrá germinado y un brote de un árbol frutal emergerá de la tierra. La germinación de estos huesos puede sin duda adelantarse si se mantienen sumergidos en agua tibia durante algún tiempo, si se quebranta la capa dura que protege a la almendra y si se mantiene la maceta en el interior o en un lugar protegido.
Con semillas grandes, como las del aguacate, y que además requieren una alta temperatura de germinación, lo mejor es mantener a medias sumergido el hueso en agua tibia en un lugar caliente y bien iluminado, con lo cual se provocará la emisión de raíces y de un tallito, pudiéndose trasplantar a una maceta con tierra rica y suelta cuando el tallo haya producido hojitas y cuando las raíces sean más o menos abundantes.
La siembra de semillas de especies forestales, como piñones, bellotas, castañas, etc., tiene la ventaja de poderse realizar sin ningún tipo de problema en tierra de peor calidad y manteniendo las macetas permanentemente en el exterior, ya que estas semillas presentan menos exigencias en cuanto a su germinación. No obstante, agradecerán tener el suelo húmedo.
Es posible, incluso, obtener pequeños arbolitos de naranjos y limoneros a partir de semillas. En este caso, sin embargo, hay que extremar los cuidados, pues la germinación y el desarrollo posterior de las jóvenes plantitas exige un ambiente cálido como el del habitat natural de estas plantas.
En todos estos casos y con una buena dosis de paciencia, obtendrá lo que desea. Por supuesto, lo que se pretende con esto es la satisfacción personal de ver crecer en nuestra propia casa un frutal que nosotros mismos hemos sembrado, pues pretender que ese arbolito nos llegue a dar fruto es ya demasiado. Sin embargo, en determinadas condiciones de situación y cambiando progresivamente la maceta, es posible que lleguen a florecer, e incluso, en casos excepcionales, a producir algún fruto.
Para que los arbolitos adquieran buen aspecto, será preciso proceder a pinzamientos y podas de formación a medida que crecen, pues solamente así se obtendrá un follaje extenso y la producción de ramas; de lo contrario, crecería larguirucho y desgarbado.

Plantaciones

Lunes, 21 de diciembre de 2009

La plantación de los nenúfares se puede hacer direc tamente en un estanque, per. es mejor hacerlo en con teñe dores de plástico cuyo fondi esté agujereado. Antes di plantar se cubre de musgo con una mezcla de turba, tierra de jardín y arena a parteí iguales.
Otras especies acuáticas que florecen en verano son el papiro, la pontederia, los lirios y el astilbe.