Archivo de la categoría ‘Plantas Interior’

Planta interior

Sábado, 16 de abril de 2011

Dentro de casa lo más importante es asegurar la buena salud de las plantas y luego conseguir que éstas proporcionen el mejor efecto decorativo posible. Esparcir tiestos y macetas por toda la vivienda no es una buena solución, ya que crea desorden y obliga a dedicar más tiempo y esfuerzo a su cuidado. En la imagen observamos el alféizar de una ventana cubierto de frondosos ejemplares vegetales, entre los que destacamos una espléndida hiedra (Hederá helix) de hojas verde oscuro formadas por tres lóbulos -el central más marcado y agudo-; y un arbusto, el abutilón (Abutilón megapotamicum), que aporta la nota de color con unas flores colgantes en tonos rojos y amarillos que se tornarán anaranjados al final del verano y a lo largo del otoño.

Plantas de interior

Jueves, 24 de marzo de 2011

En el interior
Los meses de invierno se pueden considerar los más importantes para las plantas de interior ya que su cultivo en esta época del año resulta difícil.
La adaptación a los locales cerrados, pobres en oxígeno y alterados por la calefacción suele ser el principal obstáculo.
Hasta hace unos años, las aspidistras, alguna palmera –de origen mediterráneo o las begonias eran las únicas plantas que se podían colocar en una habitación cerrada, ya que son especies que se adaptan a las condiciones ambientales menos favorables. Pero hoy en día, la situación durante el invierno en los interiores ha mejorado considerablemente: casi todos podemos disponer en casa de la luz, la humedad y la temperatura adecuadas para la vida de una gran variedad de plantas. De esta forma, todo el que quiera puede realizar su propio jardín doméstico, añadiendo así a la decoración un elemento bello y natural.
A veces, uno de los principales problemas consiste en la escasez de luz, pero es algo que se puede solucionar. Las plantas pueden vivir en ambientes desprovistos totalmente de luz, siempre que gocen de al menos 6 ó 7 horas al día de luz artificial.
Muy perjudiciales resultarán las calefacciones y las corrientes de aire. Los cambios bruscos de temperatura serán peligrosos. No hay nada peor que abrir las ventanas cuando la temperatura en el exterior es baja, ya que el frío puede afectar de forma irreversible a los ejemplares. Deben evitarse las corrientes, que producen una evaporación muy fuerte y rápida, ocasionando una desecación acelerada de las hojas y después de los tallos y raíces.
La sequedad en el aire, debido a las calefacciones, también debe tenerse en cuenta. La mejor manera de solucionar este problema es pulverizar o rociar periódicamente.
Otro enemigo de las plantas es el polvo que se posa sobre sus hojas y que impide su respiración. Esto puede llegar a ocasionarles incluso la muerte por asfixia. Así que debemos limpiarlas de vez en cuando pasando un trapo húmedo por encima.
En el interior, en esta época, podemos ver espléndidas a las scheffleras, marantas, nidularios o violetas africanas. Estas últimas, además de ofrecernos unas atractivas hojas redondeadas y carnosas de color verde
oscuro, recubiertas por el haz de pilosidades blanquecinas y por el envés de tonos rojizos, emitirán inflorescencias de intensas tonalidades, desde el blanco más puro hasta los más intensos púrpuras y morados.

Plantas para interior

Lunes, 17 de enero de 2011

Las plantas de interior -que en realidad deberíamos llamar plantas para interior– son seres tan vivos como nuestras mascotas, nuestros chicos y nosotros mismos. Sus necesidades y requerimientos deben respetarse todo lo posible. Estos cuidados que podamos proporcionarles sumados a su facilidad de adaptación -mayor en algunas especies, menor en otras-serán la clave de su supervivencia.
Cuando las condiciones de “vivienda” que reciben las plantas no sean las adecuadas, estaremos favoreciendo la aparición de enfermedades, porque la lucha por la adaptación las debilita, haciéndolas más susceptibles a los ataques de los patógenos. Es lo mismo que pasa con las personas. Cuando están débiles por alguna causa, se enferman con mayor facilidad que cuando su organismo está funcionando correctamente.

La enfermedad en una planta -como en cualquier ser vivo-podría definirse como el proceso por el cual, ya sea por agentes internos o externos, se pierde la normalidad en el aspecto y en las funciones. Cuando tenemos plantas en casa nos damos cuenta de la aparición de enfermedades recién cuando vemos hojas amarillas o perforadas o cualquier otro síntoma preocupante. Muchas veces, cuando lo descubrimos ya es tarde, porque cuesta mucho trabajo y esfuerzo, por parte de la planta, la remisión de estos síntomas. Pero en la mayoría de las enfermedades podremos prevenir o realizar tratamientos curativos, siempre y cuando las causas del problema sean claras.
Cuando nuestras plantas están bien aclimatadas y las vemos fuertes y lozanas, con sus hojas nuevas llenas de vigor y floreciendo, tendrán lejos de sí la aparición de enfermedades, al menos en principio. Pero como los factores que inciden en la aclimatación y en la aparición de enfermedades son tan variables, no resulta fácil realizar una simple enumeración. Por otro lado, no hay recetas mágicas. No se puede decir que una Dieffenbachia necesita 1/2 litro de agua con fertilizante cada 8 días, porque no sería cierto. Cada planta tiene sus propios requerimientos y además, éstos varían según el ambiente donde se está criando, según la estación del año y según el estado de la planta.

Plantas para el interior

Viernes, 14 de enero de 2011

PLANTAS PARA INTERIOR: ¿Adornos o supervivientes?

Cuando compramos una planta para decorar el interior de nuestra casa o de nuestra oficina, debemos tomar conciencia de que la estaremos mudando de un ambiente bastante confortable para ella a otro bastante confortable para nosotros. Esto implicará un proceso de adaptación por parte de la planta del cual no siempre sale airosa.
Las plantas de interior pertenecen al grupo de seres vivos a los que sometemos a mayores esfuerzos de adaptación con el fin de que nos sean útiles. Las tomamos de los trópicos, de todas aquellas regiones selváticas donde las altas temperaturas y la humedad son características y las cultivamos bajo condiciones controladas, para después
llevarlas a casa o a la oficina. Las elegimos por su forma o sus colores para que combinen con los muebles y con las paredes y solemos utilizarlas para rellenar aquellos rincones donde no sabemos qué poner. Claro, nuestra casa y nuestra oficina han sido construidas para albergar a personas y no a plantas. Son confortables, de temperatura agradable, secas y cómodas… para nosotros.
Cuando instalamos las plantas en nuestras habitaciones, pretendemos que se sientan tan cómodas como cuando estaban en el vivero y que no se pongan “tristes” o pálidas o que no se enfermen, proceso que muchas veces se convierte en epopeya.

El invernadero

Viernes, 16 de julio de 2010

EN EL INVERNADERO
La siembra de este mes va bien a aquéllos que deseen sacar el máximo partido del espacio de su invernadero.
Guisantes franceses tempranos
Adquiera un sobre de semillas de guisantes franceses tempranos (Annonay es muy recomendable) y seis tiestos de 25 cm. Disponga una capa de 5 cm de compost bien fermentado o estiércol en el fondo de cada tiesto y termine de llenarlo hasta 2-3 cm del borde con la mejor tierra que encuentre. Distribuya entonces ocho semillas en la superficie, enterrando cada una 2-3 cm en la tierra. Cúbralas bien, apelmace el suelo, riegue en abundancia y coloque los tiestos en los estantes del invernadero, junto al cristal. Una temperatura de 7-10°”C bastará para la germinación.
La limpieza anual
Ya es hora de proceder a la «limpieza anual» del invernadero. Empiece deshaciéndose de los restos de tomateras marchitas; estas plantas albergan toda clase de plagas y enfermedades, así que lo mejor es arrancarlas y quemarlas. Preste atención entonces a los cristales y lávelos a fondo con agua y jabón. Los puntos en que los cristales se superponen son lugar idóneo para las algas verdes; con cuidado, separe los cristales y limpie la zona con un cuchí-lio y un desinfectante.
Desinfecte todo el invernadero, en particular las superficies superiores e inferiores de las estanterías, el pasillo y los bancales. De este modo destruirá todas las plagas latentes o larvadas. Por último, en caso de tener estantes
de madera, aplíqueles una mano de preservante para impedir que se pudra. Pero, ¡atención!: no utilice creosota con esta finalidad, pues con el calor desprende vapores mortales para las plantas.
Con esta limpieza, además de tener el invernadero presentable, evitará plagas y enfermedades que se harían notar en la primavera, precisamente cuando está en pleno desarrollo.
Revestimiento del invernadero
Un gasto que merece la pena hacer para ahorrar combustible (y dinero) consiste en revestir el invernadero con láminas ligeras de polietileno para reducir las pérdidas de calor. Si se pueden adherir las láminas a la estructura, a algunos centímetros de distancia del cristal, el polietileno aislará lo suficiente el interior como para que la temperatura nocturna suba 3-6° C.

Si deseas encontrar mas informacion sobre jardines puedes entrar a este otro sitio Jardines

PLANTAS DE INTERIOR

Lunes, 24 de mayo de 2010

PLANTAS DE INTERIOR
Continúe con los mismos cuidados que el mes anterior. Evite sacar al exterior las plantas, pues las temperaturas en este mes son engañosas y pueden terminar con ellas de improviso.
La flor de Pascua habrá perdido por completo sus brácteas rojas. Es el momento de podarla a un palmo de altura, manteniendo la maceta en un lugar fresco y oscuro.

Plantas para el interior

Sábado, 2 de enero de 2010

Para identificarla nos fijaremos en el tallo que es carnoso y está coronado por hojas ovales; si nos encontramos en verano es fácil de determinar ya que sus flores son inconfundibles con forma de embudo de color rosa y el interior blanco.

A su lado podemos identificar otra planta suculenta que carece prácticamente de tallo y cuya roseta de hojas puede llegar a medir 30 c Una de las curiosidades que tiene esta planta es que una vez que ha emitido sus flores en primavera, que son de color amarillo, muere. En el t so en que no se den las condiciones adecuadas para la floración la planta continuará creciendo hasta el año siguiente. Al igual que su compañ ra, necesita que el terreno esté bien drenado para vivir.

Adenium obesum

Viernes, 1 de enero de 2010

En este caso nos encontramos con una planta suculenta en plena floración es el Adenium obesum, es perenne de porte arbóreo, y requiere posiciones soleadas o sombra parcial. Los suelos donde las cultivemos deben estar perfectamente drenados ya que es una planta con problemas de podredumbre.

Plantas interior

Jueves, 31 de diciembre de 2009

Resulta extraño poder encontrar plantas de interior con esta capacidad de floración pero es posible conseguirlo, únicamente debemos seguir las instrucciones de su cuidado; no debemos olvidar que su medio natural no es el que pueden encontrar dentro de nuestro hogar y lo que debemos hacer es procurárselo.