Archivo de la categoría ‘sobre jardineria’

La falta de fósforo y enfermedades producidas por parasitos vegetales

Lunes, 23 de marzo de 2009

Falta de fósforo.—Las plantas presentan deficiencias en el follaje, tales como manchas y enrulamientos; además, la floración y la fructificación es pobre. El remedio consiste en la incorporación racional de abonos fosfóricos.
Enfermedades producidas por parásitos vegetales. (Enfermedades Criptogámicas).—En la Parte Especial de este Libro se mencionan las enfermedades más comunes para cada especie en particular. En consecuencia, remirimos al lector a los capítulos correspondieirtes.

Enfermedades producidas por parásitos animales.— Describiremos aquí brevemente a los parásitos polífagos, vale decir, a aquellos que son comunes a muchas especies vegetales. Los que son específicos de determinada especie se estudiarán en el capítulo pertinente.

Las faltas y excesos en la Jardineria

Domingo, 22 de marzo de 2009

Falta o exceso de potasio.—Cuando escasean sales potásicas en la tierra, los vegetales se desarrollan poco y presentan sus hojas amigadas, pequeñas y algo cloróticas. Cuando las mismas existen en exceso se pueden producir también anomalías en el crecimiento debido a efectos tóxicos generales. La incorporación o la dieta de abonos potásicos será •1 procedimiento a seguir para obtener un balance adecuado.
Falta o exceso de calcio.—Tanto en uno u otro caso los síntomas tienen cierta semejanza: desarrollo inadecuado y clorosis del follaje. El remedio: incorporación o dieta de abonos calcicos, respectivamente.
Falta de hierro y magnesio.—Los síntomas suelen ser semejantes por cuanto ambos elementos químicos intervienen en la formación de la clorofila. Ellos son, ante todo, decoloración de las hojas (clorosis), que pasan primeramente del verde al verde amarillento v luego al amarillo pálido. Cuando se trata de cultivos en macetas, puede remediarse esta enfermedad de la nutrición mediante riegos con una solución de sulfato de hierro al uno por mil, o con abonos ricos en magnesio, tales como el cloruro de magnesio o la kainita.

El exceso de Nitrógeno en la Jardineria

Sábado, 21 de marzo de 2009

Falta o exceso de nitrógeno.—La carencia de este elemento se manifiesta por clorosis (amarillamiento) del follaje, principalmente en los bordes de las hojas. Si hay exceso de este elemento las plantas adquieren por lo general un gran follaje de color verde intenso, la floración es pobre y existe gran peligro de podredumbre radicular.
La incorporación de abonos ricos en nitrógeno remediara la inconveniencia de los suelos pobres. En los suecos excesivamente ricos se plantarán preferentemente vegetales He gran desarrollo foliar y se evitará la incorporación de abones nitro genados hasta que el suelo adquiera su proporción normal.

Como trabajar con sulfuro de Carbono en Jardineria

Martes, 17 de marzo de 2009

Sulfuro de carbono.—Muy explosivo, debiendo guardarlo por ello en lugar seguro y no manipulearlo cerca de fuegos (velas, colillas de cigarrillo, etc.). Es un líquido incoloro, de olor nauseabundo, venenoso, muy volátil, que posee numerosas aplicaciones en la práctica agrícola. Entre ellas: desinfección de semillas atacadas por insectos, de bulbos, rizomas, etc. También se lo utiliza en la desinfección de suelos, inyectándolo al mismo mediante aparatos especiales (palo de Vermorel y otros).
Es muy eficaz para destruir hormigueros localizados, pero siempre que se lo deje actuar por sus emanaciones venenosas. La práctica corriente de hacer explotar un hormiguero es peligrosa y poco recomendable.

Cebo tóxico e insecticidas para nuestros Jardines

Lunes, 16 de marzo de 2009

Un cebo tóxico muy utilizado para combatir a toda” clase de insectos masticadores, se prepara de la siguiente manera:
Verde de Parí; ……………. 500 gramos
Jarabe de azúcar…………… 800 gramos
(7) Afrecho grueso ……………. 10 kilos
Agua: cantidad suficiente para preparar una masa espesa.
Se mezclan el afrecho con el Verde de París “y se le agrega agua hasta formar una pasta espesa, la que se amasará lo mejor posible; se va agregando luego la melaza de manera que quede bien incorporada. Por último se hacen pelotitas del tamaño de un garbanzo, las que se distribuirán alrededor de las plantas o en los lugares donde se note la existencia de insectos dañinos.

El galpon de Accesorios para el Jardin

Lunes, 9 de marzo de 2009

En todo jardín bien organizado, cualquiera sean sus dimensiones e importancia, deberá existir un lugar donde se guarden las herramientas de trabajo, se realicen las mezclas de abonos o insecticidas, se conserven las semillas y se verifiquen todas las operaciones de control y apuntes inherentes al mismo. Ese lugar tan necesario ha de ser lo que llamamos “Galpón de accesorios“. En el peor de los casos ha de estar construido en manipostería y constituir un lugar libre de humedad. Sus dimensiones dependerán de una serie de factores correlativos a la importancia del jardín y a las posibilidades de su propietario. Las dimensiones del galpón eran, aproximadamente, de 4×3 metros, habiéndose cuidado el detalle de darle aspecto de chalet, con techo de tejas a dos aguas y decoración vegetal sencilla pero acertada: terrinas a lo largo de la pared y a ambos lados de la puerta con distintas variedades de malvones y rosales trepadores sobre los muros visibles.

Higiene y Aseo en la Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

HIGIENE Y ASEO:
Es muy importante cuidar de la limpieza de las macetas, de los cubre-macetas y de las plantas.
Lavar las hojas es indispensable para desembarazarlas del polvo.
A veces es necesario pulverizar un insecticida para destruir los parásitos, o un desinfectante en el caso de ciertas enfermedades. Pero esto es relativamente raro si las plantas están bien cuidadas.
Observarlas con frecuencia. Procurar descubrir la causa de los cambios sobrevenidos. Si la tierra se pone demasiado compacta, rascarla con ayuda de una pequeña horca o de un tenedor viejo a modo de rastrillo.
Colocar rodrigones siempre que sea necesario.
Finalmente, si se quiere que las plantas estén todavía más bonitas y más brillantes, utilizar para lavar las anchas hojas del ficus, por ejemplo, un trozo de algodón hidrófilo empapado de leche cruda, de cerveza o de productos especializados (de venta en las floristerías o establecimientos de horticultura).

Aire, luz y Sol en Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

AIRE. LUZ. SOL:
Es necesario renovar el aire, pues las plantas respiran. Sobre todo es a la caída de la noche cuando hay que cambiar el aire. Y no olvidemos airear la habitación en que hayan permanecido fumadores. Pero al airear tengamos en cuenta (véase lo dicho antes) que no hay que producir demasiados grandes cambios de temperatura. La luz es necesaria para la formación de combinaciones químicas muy importantes para las plantas. Por consiguiente se vigilará que dispongan de esta luz.
En determinados lugares oscuros (pasillos, recibidores) , se pueden instalar bombillas eléctricas especiales (tipo tubo fluorescente Sylvania Gro-Lux) que dan la equivalencia de la luz diurna.
Para las plantas situadas junto a las ventanas, el sol puede ser contraindicado para determinadas especies.
Incluso para aquellas que les gusta el sol, hay que vigilar que éste no sea demasiado violento. Cortinas, postigos, celosías y persianas permiten actuar de pantalla en tal caso.

La Temperatura en Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Temperatura:
Dentro del piso no es fácil que la temperatura descienda por debajo de los 10°. Lo que hay que evitar son los cambios bruscos de temperatura que se producen, por ejemplo, abriendo durante bastante rato ventanas que den directamente sobre las plantas.
Demasiado calor agosta rápidamente las plantas. Poner agua en los saturadores acoplados a los radiadores y no olvidarse de pulverizar el follaje (pulverizadores y tapones-pulverizadores análogos a los aconsejados para las flores, (véase página 12). Durante el período de funcionamiento de la calefacción, vigilar las necesidades de riego de cada planta tocando con el dedo la tierra de cada maceta, debiéndose hacer lo mismo en el período de los grandes calores de verano.

El riego en la Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Es difícil dosificar con exactitud el agua que necesita una planta. Las unas son glotonas (papiro), otras sobrias (sansevieria). En ciertas casas el aire es muy seco (calefacción central). Si afuera llueve, el aire ambiente es más húmedo. Todo esto habrá que tenerlo en cuenta: Es conveniente saber que:
— Demasiada poca agua produce, por lo general, menos daño que demasiada agua.
— Un frecuente exceso de agua hace pudrir las raíces y las hojas se ponen amarillas.
— No hay que colocar nunca un platillo con agua debajo de las plantas y nunca se dejará agua en el fondo de los cubremacetas.

_ Es preferible que las plantas se rieguen con
agua de lluvia. En los pisos, en donde uno se conforma con el agua del grifo, tomar la precaución, en invierno, de extraer el agua un rato antes de usarla al objeto de que no sea demasiado fría. Lo más práctico para el riego es la regadera de largo pitón que permite dirigir el agua exactamente donde se quiere, y que puede servir para llenar el depósito en las cubetas de riego automático que son tan prácticas.
En las macetas corrientes, cuidar de regar la totalidad de la tierra y no solamente la superficie. Hay que echar bastante agua para que atraviese la tierra hasta el agujero inferior de drenaje.