Entradas con la etiqueta ‘cesped’

El césped

Lunes, 21 de febrero de 2011

Para el césped:
Hora de mantenerlo bien corto, libre de yuyos, extrayéndolos completamente, o bien utilizando herbicidas. Fertilice el suelo con salitre de Chile (250 grs por cada 10 mts cuadrados) dos veces cada 15 días con el césped seco, riegue después. Si quiere renovarlo o arreglar zonas peladas, pruebe con panes de gramillón o bermuda, o si se anima con siembra directa. En este caso utilice semillas con mezclas de especies esparciéndolas creando una capa continua, cubriéndola luego con mantillo en un grosor no mayor a un centímetro. En ambos casos, previa siembra, debe retirar la superficie que quiera sustituir, agregando una mezcla de arcilla y mantillo, apisónela ligeramente. El espesor de tierra eliminado dependerá de su elección: siembra directa implica llegar a ras del resto del jardín, los panes requieren dejar un escalón de igual tamaño que el que se colocará. En cuanto al mantenimiento general del pasto, riega y corte aumentarán en frecuencia según vayan aumentando las horas luz y la temperatura.

CÉSPED

Jueves, 27 de mayo de 2010

CÉSPED
Examine el césped y, si hubiera alguna zona inundada, pínchela con una horquilla, depositando a continuación una capa de 13 mm de una mezcla a partes iguales de arena gruesa y turba. Siga preparando el suelo para formar un nuevo césped a partir de semillas. Aplique si fuera necesario un vermicida y un musguicida.

Formando y cultivando un cesped tipo Lawn Grass

Martes, 10 de febrero de 2009

No es operación difícil la de obtener un buen encespado, pero se requieren ciertos conocimientos. Ante todo debe comenzarse con la preparación del suelo, tarea que se realizará, siempre que sea posible, con una antelación de tres meses a la siembra o plantación.
La preparación del suelo ha de comprender: nivelación, roturación, labores de rastreos, incorporación de abonos y destrucción de yuyos.
La nivelación no siempre será necesaria, salvo que se prefiera lo contrario, pues ciertos desniveles y ondulaciones bien No siempre los céspedes se siembran. Muchas especies suelen ser reproducidas vegetativamente, vale decir, plantando esquejes, matas divididas, estolones, etc. Ejemplo de lo dicho lo encontramos en el Stenotaphrum (esquejes, tallos), Cyno-
don (rizomas), Poa (estolones), etc.
En cuanto a los cuidados culturales que requiere un césped, son bien pocos: riegos, reposición de zonas despobladas y cortes. En plantaciones viejas podrá realizarse una reposición gradual o intentarse un reavivamiento mediante separación de matas en el mismo terreno, practicado con instrumentos cortantes y sin desenterrarlas. Además, se incorporarán abonos completos y lentos. En todo jardín es siempre conveniente destinar un lugar para lo que podríamos llamar “almacigos de césped”; la misión de éstos sería la de proporcionar panes de reposición para cuando hicieran falta.

Oxalis variabilis no ser pisado en la Jardineria

Lunes, 2 de febrero de 2009

Ophiopogon japonicum – Es una Liliácea que bien cultivada logra formar un tapiz de color verde obscuro; en nuestro medio es prácticamente desconocida bajo este aspecto. Crece bien a la sombra.
Oxalis variabilis – Oxalidácea originaria de las Canarias, muy cespitosa, con flor vistosa de color rosa violado. Crece y se propaga rápidamente; pierde sus hojas en el verano pero las recupera en el otoño, pasando vestida todo el invierno.
Otras especies que pueden ser empleadas como céspedes que no admiten pisoteo, son: Parietaria lusitanica, para sitios húmedos y sombríos; Paronychia argéntea, que tapiza de blanco el suelo donde vegeta; Potentilla reptana, para sitios soleados y áridos, llenándose de flores amarillas a la llegada de la buena estación; Selaginella denticulata, para sombra, de rápido crecimiento; Sedum stoloniferum, etc.

Un Césped destinado para lugares húmedos

Lunes, 2 de febrero de 2009

Un césped destinado a lugares sombreados y húmedos podría estar integrado de la siguiente manera:
Poa pratensis …………………. 30 %
Cynodon dactylon ……………… 10 %
Stcnotaphrum americanum………… 20 %
Agrostis marítima ………………. 20 %
Poa rrivialis ………………….. 10 %
Festuca rubra …………………. 10%
Las buenas semillenas del ramo preparan mezclas especiales, convenientemente elaboradas y experimentadas, para cada caso en particular.  Conviene, pues, acudir a ellas cuando se tenga inseguridad de algún resultado.
Y dejando por, el momento de lado lo que se refiere a la elección de las especies, pasemos ahora a la operación de la siembra, o plantación. Esta operación puede realizarse de asiento, en el lugar definitivo, o en lugares que harán las veces de almacigos. La primera de ellas es la menos trabajosa y, por consiguiente, la más común. La semilla se esparcirá uniformemente por el campo preparado y se la apisonará luego levemente con un rodillo liviano; acto seguido se practicará un riego de lluvia con flor fina, quedando así finalizada la operación. Los riegos se repetirán en los días subsiguientes con la copiosidad y frecuencia que convenga.