Entradas con la etiqueta ‘cesped verde’

Un Césped destinado para lugares húmedos

Lunes, 2 de febrero de 2009

Un césped destinado a lugares sombreados y húmedos podría estar integrado de la siguiente manera:
Poa pratensis …………………. 30 %
Cynodon dactylon ……………… 10 %
Stcnotaphrum americanum………… 20 %
Agrostis marítima ………………. 20 %
Poa rrivialis ………………….. 10 %
Festuca rubra …………………. 10%
Las buenas semillenas del ramo preparan mezclas especiales, convenientemente elaboradas y experimentadas, para cada caso en particular.  Conviene, pues, acudir a ellas cuando se tenga inseguridad de algún resultado.
Y dejando por, el momento de lado lo que se refiere a la elección de las especies, pasemos ahora a la operación de la siembra, o plantación. Esta operación puede realizarse de asiento, en el lugar definitivo, o en lugares que harán las veces de almacigos. La primera de ellas es la menos trabajosa y, por consiguiente, la más común. La semilla se esparcirá uniformemente por el campo preparado y se la apisonará luego levemente con un rodillo liviano; acto seguido se practicará un riego de lluvia con flor fina, quedando así finalizada la operación. Los riegos se repetirán en los días subsiguientes con la copiosidad y frecuencia que convenga.

Algunos tipos de Cespedes Verdes

Lunes, 2 de febrero de 2009

Agrostis marítima – Gramínea de porte rastrero, utilizada como césped aunque si se la deja crecer libremente forma matas de cerca de un metro de altura. Crece bien en zonas frías y húmedas.
Agrostis stolonìfera – También perenne como la anterior, pero indicada para formar céspedes en lugares secos y soleados. Se propaga rápidamente por medio de estolones y suele formar también buenas praderas si se la mezcla con Festuca rubra, Poa pratensis y Lolium perenne.
Cynodon Dactylon – Gramínea denominada vulgarmente “Bermuda Grass” o “Grama Común”, muy rústica, perenne, de gran resistencia a la sequía y al pisoteo, siendo poco menos que insustituible en la formación de céspedes en los campos de deportes. Durante el invierno amarillea algo, por lo que se aconseja mezclarla con otra:, gramíneas cespitosas de invierno para obtener así un campo permanentemente verde. Se siembra a razón de 30 a 35 kilos por hectárea o se multiplica plantando los rizomas que pueden obtenerse de cualquier pie vigoroso.