Entradas con la etiqueta ‘decorar jardin’

Preparar un roca de hipertoba para tu jardin

Jueves, 15 de marzo de 2012

Para preparar una «roca» de hipertoba, cave un hoyo y asiente en él unas cuantas piedras. Añada la mezcla de cemento con una llana, apisonando con un bloque de madera. Al cabo de una semana extraiga la roca vaciada cuidadosamente con una pala y, con suavísimos golpes de martillo, desprenda las piedras, con lo que obtendrá bolsas para plantar. La roca está ya completamente curtida. Déjela una semana cubierta con arpillera húmeda para evitar que se seque o cuartee y empapela después en agua durante dos días. Por último, coloque las rocas en el lugar deseado y llene las bolsas de plantación con tierra.

Decorar jardin

Miércoles, 23 de marzo de 2011

Selección de especies
En los meses fríos, las especies perennes cobran todo el protagonismo, mantienen el aspecto saludable del jardín y lo dotan de gran atractivo. Podríamos decir que constituyen la columna vertebral, el soporte del jardín. Dentro de este grupo podemos citar arbustos como el eleagno (Elaeagnus pungens), llamativo por sus originales hojas y su esbelto porte. Es sobre todo destacable la variedad “Maculata” que presenta en sus hojas grandes manchas irregulares amarillo-doradas y los bordes en verde oscuro, un contraste que sin duda alegrará el sombrío paisaje invernal. Otro arbusto, muy apropiado es el brezo (Erica sp.), que por su poco desarrollo y su crecimiento de forma compacta será excelente para cubrir taludes o terraplenes, así como zonas de arbolado no muy denso. Y entre los clasicos el boj ofrecerá un frondoso follaje que podremos utilizar para setos, borduras bajas y maceteros, o incluso para crear originales figuras que decoren el jardín.
Entre las especies vivaces de la temporada encontramos el carraspique (Iberis sempervirens), que nos sorprenderá con una abundante floración de color blanco inmaculado, y la bergenia (Bergenia cordifolia), de crecimiento rastrero, muy utilizada para vestir maceteros y el suelo en zonas sombrías. Bulbosas como la flor de nieve (Galanthus sp.), los erantis (Eranthis sp.) o las fresias (Free-sia) también nos mostrarán sus espléndidas flores a lo largo de este mes. Resultarán perfectas sobre todo para jardines y lugares de carácter natural o campestre.
Mención especial merecen las coniferas, que engloban el grupo botánico de árboles y arbustos vivos más antiguos. Éstos cobran gran importancia en la composición de jardines dada la gran cantidad de formas, texturas y colores -amarillos, dorados, rojizos, azules, grises…- que presentan sus portes y follajes. Podemos citar cipreses, cedros, abetos, tejos, etc., además de una amplia variedad de especies enanas o de lento crecimiento que conseguirán efectos muy decorativos si se plantan en grupo.
Para las zonas más silvestres del jardín, los cornejos (Cornus sp.) -C. Alba y C. Stolonifera- constituirán puntos de atención muy atractivos gracias a sus llamativos tallos coloreados. Y no podemos cerrar este capítulo sin antes mencionar la amplia gama de arbustos con bayas decorativas, cuyos frutos permanecerán inalterables durante el invierno incluso bajo la nieve. Los más característicos son el acebo (lllex aquifolium) y el espino de fuego (Pyracantha sp.).

Decorar jardin

Miércoles, 23 de junio de 2010

UN MARCO: PARA BUSCAR EL CONTRASTE
El mejor marco para un jardín blanco es un seto verde o púrpura oscuro que, gracias a esto, acentuará la sensación de blancura y enlazará con las hojas de las especies empleadas como fondo. Estas serán fundamentalmente verdes, con tan sólo unas pocas glaucas, como Ruta graveolens (ruda) y una pequeña herbácea denominada Festuca ovina Glauca, realmente adecuadas.
En cuanto al seto, el color y la textura de Taxus baccata (tejo) son difíciles de superar, y la planta crece con menos lentitud de la que en general creemos. Thuya no va tan bien, ya que tiene un follaje verde-amarillento, mientras que las hojas plateadas de Olearia macrodonta, en zonas templadas, y Quercus ilex (encina), de crecimiento lento, formarán un buen seto.
Pero quizá no tenga otra alternativa que los muros o vallas. En tal caso, tienen mucho que decir las trepadoras y los arbustos bien conducidos.
Otros jardineros serán, quizá, menos afortunados y tendrán que contentarse con arriates de flores blancas en un entorno lleno de color. En este caso es mejor que los arriates estén bien protegidos por arbustos altos y un seto de, por ejemplo, Prunus cera-silera Atropurpúrea, de hojas púrpura, y centrados en un gran seto de Prunus lusitanica recortado en forma de enorme caramelo sobre un palo.
De estas breves ideas se deduce que los arriates blancos quedan mejor en un entornó formal, aunque no hay regla sin excepción.