Entradas con la etiqueta ‘el jardin’

Decoracion jardines fotos

Jueves, 15 de septiembre de 2011

Moverse por el jardín
Ademas de observar la propiedad desde los sitios más importantes de la calle y de la vivienda, habrá que moverse de un lado a otro del jardín para descubrir los puntos focales existentes o posibles. Éstos serán los centros de atención, y los ejes que lleven hasta ellos serán los senderos que nos transmitirán una sensación de expectativa.
La mejor manera de crear este efecto encantador consiste en establecer una serie de espacios, abiertos o cerrados, empezando por la zona de la casa, para apartarse primero y después volver a ella. Por ejemplo, una red de ejes puede partir del salón para llevar al paseante, a través de una puerta corredera acristalada, hasta una terraza, desde donde se atravesara una extensión de césped hacia un intimo jardín umbrío, con una hamaca bajo un árbol, para salir a una huerta soleada, a un jardín de hierbas aromáticas, y de allí volver a la casa entrando por la puerta de la cocina.
Un jardín dividido en espacios separados como estos, cada uno con su propio carácter, es interesante y funcional a la vez. Como en una casa, cada espacio tiene su propia finalidad. Un rincón soleado junto a un seto puede ser un lugar de retiro; el césped, un lugar de juego; el patio, el sitio ideal para cenar al aire libre.
La circulación por el jardín es importante no solo en términos prácticos sino también porque incide en el disfrute mismo del lugar. Se puede determinar la velocidad de circulación mediante el diseño de los senderos, las paradas y los puntos de referencia. Por ejemplo, un paseo por un sendero estrecho, con curvas, bordeado de llores raras se hará con más lentitud que si se recorriese un camino recto a través de un césped liso Las puertas en los puntos de paso y los escalones en una senda en pendiente también aminoran la velocidad de la marcha y permiten apreciar el sitio. Por ultimo, los lugares en que es posible detenerse -una terraza, un patio abierto o cerrado, un claro o un banco en un sitio sombreado que domine una bonita vista- tienen el sabor de un sitio de refugio y descanso. Asegúrate de que en tu jardín haya varios sitios de estos, apartados e íntimos, que representen el placer de volver a descubrirlos cada vez que te acerques a ellos.

El jardin

Miércoles, 4 de mayo de 2011

AL PLANIFICAR, CUENTA TODO
El jardín aquí ilustrado se limita a un espacio muy corriente en patios y terrazas: Tiene una zona central de 3,5 x 5 m, con un paso lateral que lleva a la puerta del comedor o salón de la vivienda. Como en cualquier tipo de diseño, hemos preparado una lista de prioridades y un plano de la zona, señalando el norte, las vistas buenas o malas, las alturas de muros y tabiques, la posición de las tuberías, desagües, canalones, cambios de nivel, puertas y ventanas.
Las terrazas y muchos patios no tienen acceso desde la calle de forma que todos los materiales tienen que entrar y salir a través de la vivienda, lo que hace de la planificación cuidadosa algo absolutamente esencial. Teniendo en cuenta esto, aunque al levantar la superficie existente no sea un problema, puede resultar una pesadilla, el tener que echar en sacos todo el material levantado y cruzar con ello la casa para sacarlo a un camión o container. En este momento es cuando el valor de un poco de previsión es inapreciable. Los bancales elevados, que le evitarán muchas molestias y ahorran esfuerzo de mantenimiento le serán de una utilidad única en este caso: como las plantas crecerán en 45 cm de tierra, queda una altura considerable para rellenar; el cascajo es un buen material para ello, deja escurrir bien el agua y constituye el relleno idóneo para los bancales. En el diseño, las zonas elevadas se extienden a lo largo de dos laterales en la medida justa para dar cuenta de todo el material indeseable y dejar limpio el suelo. La parte principal del «piso» se deja para pavimentar, y mide aproximadamente 3 x 2,5 m; el tamaño normal de una habitación corriente. Como generalmente los muros están revestidos de ladrillo visto, parece razonable incorporar al menos una parte de este material al piso. Unos buenos ladrillos bien cocidos son muy adecuados para pavimentar, pese a lo que dicen algunos arquitectos y peritos, con la ventaja de que presentan desde el principio un aspecto «envejecido». La disposición de las piezas se debe basar en las de la vivienda, y se pueden combinar con algunas losetas.
La luz, o su ausencia, suele ser un problema en una situación urbana, lo
que hace aconsejable, siempre que se pueda, el empleo de materiales claros o reflectantes. El piso blanco es preferible evitarlo, porque en seguida se ensucia. Es mejor escoger unas losetas claras de color ocre. Esta combinación de materiales da unidad a la composición, mientras la fuentecilla se convierte en centro de atención, en el que muchas personas nunca han pensado porque les parece algo fuera de su alcance. Ahora verán que no es así, y se puede hacer con facilidad.

Escaleras de madera en el jardin

Martes, 23 de noviembre de 2010

¿Conseguir calidez?

Con escaleras de madera

La presencia de un material tan noble, natural y cálido como la madera es siempre recomendable en el jardín. Puedes contar con ella, por ejemplo, entarimando el área de la piscina, creando pasos enlosados con secciones de troncos o, como en este caso, utilizando traviesas de ferrocarril de madera de haya tratada como espectaculares peldaños de las numerosas escaleradas.

Jardin con arbustos

Lunes, 15 de noviembre de 2010


¿Intimidad?
Con arbustos
En una zona de descanso, las hiedras trepan por los alisos. Alrededor, las celindas en flor, los lilos, ya sin ellas, las margaritas y otras especies vivaces y arbustivas consiguen el aislamiento más bello y efectivo.

¿Muro bello?
Color arriba y abajo
Las plantas de flor eliminan la austeridad de los muros. En el nivel superior, rosal trepador, clemátide, espino de fuego tallado en vertical e higuera. Debajo, dondiego, lino y flor rellenan los huecos que quedaron.