Entradas con la etiqueta ‘el suelo’

EL SUELO

Martes, 24 de mayo de 2011

COMO PREPARAR EL SUELO
El factor esencial es un buen drenaje. Las vides irán bien en gran variedad de suelos, incluso en los muy pesados, siempre que las raíces no lleguen nunca a estar secas ni inundadas. Si cree que debe mejorar el drenaje de un suelo pesado, cave un bancal de 60 cm de profundidad y 90-120 cm de ancho, cubriendo la base con una capa de cascotes de 25-30 cm de profundidad, mezcle las capas inferiores del suelo con una o dos carretillas de arena gruesa de jardín, viértala en el foso y a continuación cubra con la capa de tierra superficial. El arriate puede ser todo lo largo que se quiera, pero nunca inferior a 1,2 m. Aunque sea mucho trabajo, merece la pena ya que una vid puede durarle toda la vida. El bancal necesitará tiempo para asentarse.
Cuando el suelo no necesita medidas especiales, cave bien el área que han de ocupar las raíces en los primeros años; mezcle algo de cascotes, una media docena de paladas de ceniza de hoguera y harina de huesos a razón de aproximadamente 100 g por m2. En este momento no merece la pena aplicar el abono fuera de la zona que han de ocupar inmediatamente las raíces. Para empezar bastará con una superficie de 1,8 m a 90 cm a cada lado del punto de plantación. Tratándose de un bancal de 90 cm de ancho, la superficie será de 1,5 m2.

El suelo

Martes, 11 de mayo de 2010

Los pequeños poros o micro-poros, es decir, los que tienen un diámetro inferior a 8 micrómetros. En los microporos el agua queda retenida por largo tiempo, y desciende a las profundidades de forma muy lenta. Por ello, los microporos constituyen el espacio para el agua en el terreno.
Se dan las condiciones óptimas para la vida de las plantas cuando existe un equilibrio entre macro y microporos. Como puede deducirse de los gráficos, la situación óptima se produce en los terrenos de mezcla media y en los orgánicos, donde la porosidad está dividida en un 50% de macroporos y el 50% restante de microporos. En los terrenos sueltos, por el contrario, se produce un exceso de macroporos, lo que provoca una buena aireación, pero una escasa capacidad para retener el agua, que desciende rápidamente. En los terrenos arcillosos se da el fenómeno opuesto, un exceso de microporos que conlleva ventajas e inconvenientes opuestos a los de los terrenos sueltos.

El suelo

Sábado, 8 de mayo de 2010

La presencia de la porosidad es un factor indispensable para garantizar el crecimiento de las plantas, pues en los espacios vacíos se encuentran el agua y el aire que circulan por el terreno. Se hace importante, empero, clasificar los tipos de poros en 2 tipos, a partir de sus dimensiones:
Los grandes poros o macroporos, es decir, los que tienen un diámetro superior a 8 micró-metros (1 mm = 1.000 micró-metros). En los macroporos el agua no queda retenida, sino que desciende velozmente hacia abajo, por acción de la fuerza de la gravedad. Por tanto, en este tipo de poros está presente, sobre todo, el aire. Por ello, estos macroporos constituyen el espacio para el aire en el terreno.

La tierra

Sábado, 6 de marzo de 2010

Cada submuestra se extrae a una profundidad de 20-25 cm, y debe mezclarse a continuación cuidadosamente con las demás. Al final, de la tierra obtenida, se separa una parte de unos 500 g de peso, más que suficiente para realizar el análisis. Ésta constituye la muestra final que hay que proporcionar al laboratorio. Hay que tener el cuidado de extraer piedras y guijarros, porque el análisis sólo se hace de la tierra fina. La extracción debe realizarse en varios puntos, excluyendo en todo caso los márgenes del campo que, por lo general, tienen una composición física distinta de la media.

Sequía

Jueves, 25 de febrero de 2010

Es preferible que el subsuelo presente características opuestas a las del suelo, sobre todo en lo que atañe a la permeabilidad, es decir, la capacidad de dejarse atravesar por el agua. En efecto, un subsuelo rico en partículas de diámetro grande (arena, gravilla, etc.) tiende a acentuar los defectos de un suelo con la misma textura gruesa, es decir, suelta, haciéndolo más vulnerable ante la sequía.

Subsuelo

Miércoles, 24 de febrero de 2010

El estrato inerte está situado inmediatamente por debajo del precedente; su importancia radica en el hecho de que permite profundizar a las raíces, aprovechando de este modo un volumen mayor de terreno, sobre todo para la búsqueda de agua, de la que actúa como reserva. el subsuelo, en el que se acumula el agua que desciende hacia abajo a causa de la fuerza de la gravedad. Dado que, normalmente, las raíces no llegan hasta esta capa, toda el agua que alcanza dicha profundidad y las sales minerales que transporta la misma pueden considerarse perdidas para las plantas.

El Suelo

Martes, 23 de febrero de 2010

El suelo, a su vez, puede dividirse en un estrato activo y un estrato inerte.
El estrato activo tiene una profundidad igual a la de la roturación (o del arado en los campos grandes, que se trabajan mecánicamente): por ello también se denomina estrato arable; en esta porción se hallan la mayor parte de los microorganismos y de las raíces de las plantas.

La Planta como escuela para niños

Viernes, 26 de diciembre de 2008

Qué excelente escuela de perseverancia! Si la rapidez del crecimiento (como, por ejemplo, en el jacinto) asombra a veces al niño, con mayor frecuencia está a punto de perder la paciencia ante la lentitud de la eclosión de la vida.
Descubrirá que la planta no es solamente aquello que se ve, lo que sale de la tierra, sino que existe algo también en el suelo, cual reflejo oscuro del tallo: la raíz, que también crece en profundidad. La planta «crece por ambos extremos». Le bastará observar los jacintos en un jarrón de cristal para convencerse de ello.
Acostumbremos al niño a cuidar a las plantas con regularidad, a una hora fija. Buen ejercicio de disciplina consentida, de continua observación, de educación de la voluntad y de la generosidad, ya que el tiempo dedicado al «cultivo» se saca del destinado al juego.
Tengamos la convicción de que al niño le gusta el descubrimiento, le gusta aumentar sus conocimientos, y nuestro jardinero vive así la más divertida de las aventuras.