Entradas con la etiqueta ‘enfermedades de plantas’

Enfermedades de plantas

Viernes, 11 de marzo de 2011

LECANINOS
Pequeñas conchas marrones pegadas a la parte Inferior de la hoja, especialmente sobre los nervios. Estos adultos, inmóviles, están protegidos de los insecticidas por sus caparazones, pero se pueden quitar frotando con un paño húmedo o un bastoncillo de algodón. Después de quitarlos rocíe toda la planta con malathion. Si se deja que la planta se llegue a infestar gravemente, las hojas se vuelven amarillas y pegajosas: entonces la erradicación resulta difícil o imposible.

Enfermedades de las plantas

Miércoles, 2 de marzo de 2011

PODREDUMBRE DE LAS PLÁNTULAS
Es producida por un hongo que ataca la base del tallo y la raíz. Hace que el tallo se pudra y encoja a ras del suelo, y las plantas caigan. La regla de oro es usar compost esterilizado, sembrar espaciado y no regar nunca con exceso. A las primeras señales del ataque elimine las plántulas afectadas, mejore la ventilación y traslade el plantel a un lugar más fresco. Espolvoree el suelo con quintozene.

Enfermedades de plantas

Viernes, 17 de diciembre de 2010

Tal como decíamos al principio, la begonia es sensible a enfermedades, especialmente en las primeras etapas de su cultivo, no ocurriendo lo mismo una vez lograda la madurez. Las principales enfermedades que la afectan son: el mal de los almacigos o dumping-off, producido por un complejo de hongos del suelo (en el proceso de cultivo fundamentalmente); el moho gris, producido por Botrytis cinérea; el oídio de la begonia y, por último, la mancha bacteriana producida por Xanthomonas begoniae. Entre los insectos podemos nombrar a los pulgones, las arañuelas, los trips, la mosquita blanca y el pulgón lanígero como los más comunes que afectan a la begonia. En cuanto a la utilización de Begonia x hiemalis en casa, podrán vivir bien en interiores luminosos y no muy calurosos y en zonas del jardín semisombreadas, como plantas de cantero, de borduras e, inclusive, en maceteros.

Enfermedades de plantas

Lunes, 6 de septiembre de 2010

Enfermedades
OJO AL CALOR Y AL FRÍO
• Si las hojas de tus plantas están arrugadas, marchitas o sin color, el frío intenso está haciendo mella en ellas. Los plantones y los ejemplares más jóvenes son muy vulnerables a las bajas temperaturas: protégelos con cubiertas…, o tendrás que replantarlos.
• Similares efectos produce el caso contrario, es decir el golpe de calor, en el follaje. La segunda mitad de la primavera es el momento más peligroso, dada la incidencia de los rayos solares verticales, fuertes e inesperados.
• Las altas temperaturas también traen como consecuencia la proliferación del pulgón. Para prevenir su ataque manten bien hidratadas las plantas y evita mojar o rociar las hojas: el problema se agravaría si se están húmedas.

Vaquitas, Cascarudos, Mosquitas y Trips en los Jardines

Sábado, 28 de marzo de 2009

Vaquitas y otros cascarudos.—Las plantas florales suelen verse afectadas por numerosas especies de cascarudos que se alimentan de sus hojas, yemas, tallos tiernos, capullos, flores, etc. Son comunes, por ejemplo, la “Vaquita de San Antonio”, “Vaquita de San José”, “Vaquita de las Flores”, etc.
Para combatir a estos insectos se utilizarán los sistemas indicados en el párrafo anterior. Eliminando las hojas secas y toda clase de basuras en el jardín, se logrará eliminar el albergue habitual de estos parásitos.
Mosquitas y Trips.—Son insectos muy pequeños que por lo general aparecen en el envés de las hojas, de las que se alimentan chupando sus jugos
Se combaten eficazmente con pulverizaciones de sulfato de nicotina, según se ha indicado contra los pulgones. Las pulverizaciones deberán estar dirigidas hacia la cara inferior de las hojas, efectuándolas cada dos o tres días, durante 15 días seguidos. Los espolvoreos con D.D.T. o Gamexane son muy eficientes.

Las Orugas como plaga en la Jardineria

Viernes, 27 de marzo de 2009

Orugas.—Se llaman así a las larvas de mariposas diurnas (Pinpintos, isocas, etc.) o nocturnas (nochielas). Estas últimas por lo general son las más temibles. Las orugas se alimentan de yemas, hojas, tallos tiernos y, por lo común, de todos los órganos aéreos de las plantas. Poseen aparato bucal masticador y esa característica hace que las plantas atacadas presenten perforaciones en las hojas, y sus tallos roídos. Cuando los ataques son intensos los vegetales se debilitan y mueren.
Los sistemas empleados para dominar este tipo de plaga se basan en las pulverizaciones con insecticidas arsenicales, tal como la fórmula  6 que se indicó en el Capítulo anterior.
Existen algunas orugas que se desarrollan dentro de los botones florales y que se alimentan de ellos. Si los ataques no son tan graves como para provocar su aborto, la floración será defectuosa y deformada. Para controlar a esta plaga será preciso inspeccionar minuciosamente a las plantas y librarlas de los parásitos. Cuando este procedimiento se haga muy engorroso, pueden ensayarse los espolvoreos de los botones florales con insecticida a base de D.D.T., Gamexane, etc.

Insecticidas para pulgones y guzanos blancos

Miércoles, 25 de marzo de 2009

La aplicación de estos insecticidas puede hacerse de dos maneras: pulverizando las plantas, o bien introduciéndolas en un baño del insecticida durante algunos segundos. Veinticuatro horas después de la aplicación del insecticida será necesario lavar a las plantas con agua pura, proyectada fuertemente con una jeringa o un pico pulverizador apropiado.
Los pulgones son también muy sensibles a todos los insecticida» modernos que se aplican en forma de espolvoreo. Este tratamiento estaría especialmente indicado para los cultivos que se realizan en cajoneras, camas calientes, etc.  Gusanos blancos.—Incluímos aquí a todas las larvas de ciertos cascarudos que, viviendo bajo la tierra, se alimentan de las raíces de los vegetales cultivados. Los síntomas que sufren las plantas atacadas son casi siempre los mismos: Las plantas languidecen, amarillean y mueren sin que pueda observarse anormalidad alguna en sus órganos aéreos. Si se extrae del suelo con cuidado una planta enferma y se estudia detenidamente, tanto sus raíces como la tierra que las rodea, se advertirá sin duda alguna cierta cantidad de gusanos blancos de aspecto similar entre sí, aunque con diferencias de tamaño.