Entradas con la etiqueta ‘flores y jardineria’

Diferentes abrigos para las Flores en Jardineria

Lunes, 2 de marzo de 2009

Existen “abrigos fijos“, “naturales“, artificiales” y “movibles“. Los fijos son aquellos en que las plantas, previamente plantadas en parcelas con exposición al mediodía, están cerca de un muro para que les sirva de resguardo. Las parcelas se cubren con esterilla o persianas hechas de paja, cuidando de que estén confeccionadas con regularidad. El abrigo fijo, como lo dejamos descripto, tiene por objeto procurar el adelanto de la producción, aunque algunas veces suelen emplearse para el retraso.
Este sistema es uno de los más eficaces porque los cultivos se hacen a pleno aire. Ciertos árboles frutales y otros arbustos de jnrdín, asimismo las herbáceas, legumbres y flores, adquieren de este modo una preciosidad muy sensible.
Los abrigos naturales son los que se hacen en las cercanías o bajo una plantación de árboles, pues éstos se evitan las fuertes corrientes de aire y detienen un tanto la fuerza de la lluvia. La protección por abrigo artificial consiste en colocar una o más plantítas bajo unas campanas, las cuales pueden ser de vidrio, tela o barro, siempre que éstas se coloquen de noche, porque de día las plantas necesitan luz.

Consejos sobre Flores recibidas

Viernes, 5 de diciembre de 2008

FLORES RECIBIDAS:
Saber sacar partido de todas las flores, cualesquiera que sean, es una forma de amar las flores.
Desde el más sencillo ramo de violetas a los más lujosos de orquídeas, el hacer resaltar las flores agrupadas depende en gran medida del jarrón elegido.
Aceptemos con alegría todas las flores que nos regalan.
Si no se dispone en seguida del tiempo necesario para ocuparse del ramo, por lo menos se le proporcionará inmediatamente agua colocándolo en un jarrón provisional.

Consejos para la recoleccion de Flores

Viernes, 5 de diciembre de 2008

Para no estropear las flores que se recolectan, lo mejor es llevarse consigo una cesta, una bolsa de ancha base o una caja de botánico.
Se tomarán las mismas precauciones para las flores recolectadas en un jardín. Colocar un trozo de algodón hidrófilo empapado en agua o musgo húmedo en la parte inferior de los tallos y rociar las plantas con agua antes de transportarlas en una caja o en una bolsa de plástico. En su defecto, protegerlas bien con papel.
Preferiblemente hay que recolectar las flores por la mañana o por la tarde, cuando el calor ha cedido. Evitar recolectarlas los días que hace mucho viento.
En todos los casos, elegir preferentemente capullos a punto de abrirse, en lugar de flores muy abiertas.
Al arrancar la flor hacer un corte limpio. Algunos tallos se rompen con facilidad. Para otros, es mejor utilizar un instrumento cortante en lugar de retorcerlos.
Un consejo: si se carece de guantes, para evitar pincharse al recolectar rosas o cualquier otra planta con espinas, asir el tallo con una pinza de tender la ropa y resultará fácil cortarla con unas tijeras o una podadera.

Musgo Artificial, Plastilina y otros elementos usados en los Ramos

Viernes, 5 de diciembre de 2008

MUSGO ARTIFICIAL:
Este musgo se compra en panes de distintos gruesos y resulta agradable a la vista. Basta con amasarlo hasta obtener una pasta maleable y llenar con ella el recipiente que se quiere adornar.
Lo hay blanco y verde.

PLASTILINA:
La plastilina, muy conocida por los niños, permite asimismo sostener bien las flores y las ramas. Pero hay que tener la precaución de preparar, con un lápiz por ejemplo, unos agujeros para que los tallos se introduzcan con facilidad dentro de la masa maleable del fondo.

TAPADERA PERFORADA:
Un simple disco de contrachapado, de aluminio, de tela metálica fijada en los bordes, de cerámica perforada, o de enrejado de madera, permite la confección de deliciosos ramos.

Con cartón, este mismo procedimiento puede ser utilizado para el arreglo de ramos secos.
PLACA DE CRISTAL PERFORADA:
Este tipo de clava-flores se coloca encima del orificio del jarrón o dentro del cuello del mismo. Es apropiado sobre todo para los jarrones de vidrio o de cristal. Es corriente en el mercado.