Entradas con la etiqueta ‘Higiene y aseo’

Higiene y Aseo en la Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

HIGIENE Y ASEO:
Es muy importante cuidar de la limpieza de las macetas, de los cubre-macetas y de las plantas.
Lavar las hojas es indispensable para desembarazarlas del polvo.
A veces es necesario pulverizar un insecticida para destruir los parásitos, o un desinfectante en el caso de ciertas enfermedades. Pero esto es relativamente raro si las plantas están bien cuidadas.
Observarlas con frecuencia. Procurar descubrir la causa de los cambios sobrevenidos. Si la tierra se pone demasiado compacta, rascarla con ayuda de una pequeña horca o de un tenedor viejo a modo de rastrillo.
Colocar rodrigones siempre que sea necesario.
Finalmente, si se quiere que las plantas estén todavía más bonitas y más brillantes, utilizar para lavar las anchas hojas del ficus, por ejemplo, un trozo de algodón hidrófilo empapado de leche cruda, de cerveza o de productos especializados (de venta en las floristerías o establecimientos de horticultura).

Como alimentar y cuidar a las plantas

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Como es sabido, las plantas se alimentan, crecen, se desarrollan y se reproducen. Carentes de cuidados o -mal cuidadas, mueren. Y estos cuidados son tanto más necesarios debido a que las encarcelamos en nuestro piso, en donde se encuentran en una situación anormal para ellas. A todas les hace falta:
— Alimento, mediante tierra trasplantada, mediante abono, mediante riego.
— Aire, luz y sol.
— Higiene y aseo.

ALIMENTO:
Al llegar a vuestra casa, la planta se instala cómodamente en una maceta llena de tierra para plantas de piso. Por lo general, la mezcla de esta tierra es adecuada para la planta. Pero además, es necesario que esta tierra esté suficientemente aireada y humedecida.
Aireada, ya que las raíces respiran, del mismo modo como las partes de la planta que se hallan encima de la tierra.
Humedecida, para que la planta se alimente y sacie su sed con más facilidad.
Pero la tierra rápidamente pierde cualidades. Por consiguiente, de vez en cuando, es necesario cambiarla o darle un medicamento, un abono, que es la palabra apropiada.