Entradas con la etiqueta ‘jardines japoneses’

Jardines regionales

Lunes, 17 de octubre de 2011

Jardines regionales
Los diseños de este tipo de jardín reflejan el clima y las condiciones de crecimiento locales. Recurren a las plantas nativas más adecuadas para el medio y a elementos estructurales, como muros y arreglos de agua, que atemperan los efectos del clima.
Los jardines del tipo desértico prosperan en condiciones extremas de sequía y calor. Un desierto no es caluroso sino seco, con un promedio de lluvia de menos de 25 litros anuales. Las plantas crecen a poca altura y los árboles están muy espaciados para conservar el agua. En un jardin de esta clase se ven plantas como la chumbera o tuna, el ocotillo (Fouquieria splendens) y las yucas. Entre los árboles, el algarrobo, la acacia y el olivo, cuyas profundas raices principales se extienden hasta los acuiferos profundos, dan una sombra fresca. Los muros altos y los enrejados filtran los rayos solares, y contribuyen a moderar el calor y la luminosidad.
El jardin mediterráneo es una variante del jardin desértico. Nació en el clima árido de España, norte de África y este del Mediterráneo, y pasó sin dificultades al sureste de América del Norte. Armoniza con las casas estucadas o encaladas de estilo español, y suele estar recogido en un patio o en un atrio. Sus plantas destacan por su exuberancia; es el caso de árboles tropicales y aromáticos, como los cítricos, el plátano y la palmera, que a menudo rodean una fuente central. Las trepadoras -jazmines y buganvillas- cubren las paredes, y los heléchos, hibiscos, adelfas y aves del paraíso se cultivan en tiestos y arriates.

Los jardines japoneses

Jueves, 13 de octubre de 2011

Los jardines de inspiracion japonesa
El estilo japonés suma algunos rigores de la formalidad y la asimetría de la informalidad; en él, las formas naturales se controlan para obtener un efecto exquisito: una roca se sitúa de un modo especial, un árbol se poda para que se proyecte delicadamente sobre un estanque con peces, el curso sinuoso de un arroyuelo se reproduce en las curvas de un sendero.
Las plantas y los materiales de construcción de un jardín japonés reflejan la atención especial a los detalles y, en general, responden a una escala pequeña. En cambio, se subrayan la textura y las formas de las hojas, las rocas y la madera, con ocasionales manchas de color.

Como sembrar un Bonsai

Lunes, 19 de enero de 2009

En el mercado se encuentran jardines japoneses, así como plantas enanas especialmente cultivadas para estas composiciones.
Pero resulta mucho más apasionante crear personalmente este conjunto eligiendo entre los vegetales cultivados rectos, inclinados o colgantes, y componiendo, como quien hace un cuadro, un minúsculo jardín perfectamente ordenado.
— En el fondo del recipiente colocar una pequeña tela metálica de alambre galvanizado.
— Introducir dentro de las mallas unos hilos de cobre que servirán para mantener las raíces de los vegetales en su sitio sobre una mezcla de arena y de tierra de brezo (de 3 a 5 cm. de espesor aproximadamente).
— En los sitios elegidos para los árboles enanos, colocar unos guijarros y unos trocitos de carbón vegetal para evitar la putrefacción.
— Disimular el suelo con musgo húmedo.