Entradas con la etiqueta ‘las orquideas’

Las orquideas

Domingo, 10 de enero de 2010

Las orquídeas son sin duda las protagonistas de esta composición, ya que se trata de la familia vegetal más numerosa, que precisan grandes cuidados, y no defraudan nunca por su belleza y originalidad.

Odontoglossum hallii

Lunes, 5 de octubre de 2009

Este tipo de orquídeas es terrestre, debiéndosele proporcionar una tierra buena mezclada con mantillo, arena, hojas y musgo. Florece en primavera y verano.
Odontoglosum hallii, con pétalos y sépalos terminados en punta; color amarillento salpicado de pequeñas manchas pardas. Según parece es originaria de la región andina de la América tropical. Florece en primavera, Ophiris, s-p., es terrestre y vive con preferencia en la parte meridional de Europa; los pétalos son verdosos y los sépalos rosados. Puede cultivarse al aire libre o en estufas frías, poro con mucho cuidado porque presentan algunos inconvenientes en cuanto al cambio de terreno. Florece en verano y primavera.

Cuidado de orquideas

Domingo, 4 de octubre de 2009

Las flores de las orquídeas de este género pueden durar abiertas hasta dos meses.
Cattleya Triattoe, oriunda del Brasil, desde el río Amazonas hasta Méjico. Es una de las más elegantes y bellas, conociéndose muchas variedades que presentan aspectos muy diferentes entre sí. Las flores son muy grandes, con los pétalos matizados por colores brillantes, los cuales van desvaneriéndose a medida que se acercan a su lugar de inserción. Florece en invierno.
Cypripedhim chamberlaiamim, con pétalos estrellados, bastante largos v retorcidos, color verdoso salpicado de escarlata; el sépalo superior está muy desarrollado y es de colcr rojizo en la base.

Orquideas raras

Viernes, 2 de octubre de 2009

Las orquídeas terrestres son las más conocidas y viven extrayendo sus alimentos de la tierra, como cualquier otra planta común.
En cuanto al cultivo de las orquídeas, necesariamente hay que proporcionarles a temperatura de su lugar de origen; para ello se colocan en estufa? especiales, donde gradualmente se les da el calor según la época en que se considere preciso, relacionándola al mismo tiempo con la edad y el crecimiento de la planta. Todos estos son conocimientos que no pueden tratarse extensamente en una obra como la presente, pues demandaría una cantidad de espacio que no disponemos. No obstante hacemos estas enumeraciones a fin de proporcionar un conocimiento primario sobre el cultivo de estas interesantes plantas.

Las orquideas

Miércoles, 30 de septiembre de 2009

Casi siempre, es decir, casi todas las variedades, orquídeas, son mir durables, pudiéndose conservar por espacio de muchas sema ñas, ya sea en las plantas o separadas de ellas.
Si analizamos detenidamente la contextura de una orquídea, notaremos la existencia de dos envolturas florales que, como en todas las de su raza, protegen los órganos generadores. Estas envolturas constituyen el llamado “periantio” y se forman por seis hojas, de las cuales tres pertenecen al cáliz y las restantes a la corola.
Los tres pétalos, salvo excepciones, presentan unidos dos de ellos en oposición al tercera, el cual adquiere un gran crecimiento y se coloca en la parte inferior del ovario por disposición especial de éste, viniendo a resolver por último la importante función de la fecundación antomológica, es decir, por intermedio de los insectos.

Flores orquideas

Martes, 29 de septiembre de 2009

Ninguna descripción puede dar una idea exacta de la infinita variedad de formas y coloridos que presentan las orquídeas.
Unos, las han comparado, con razón, a las mariposas; otros, a los pájaros moscas y a los insectos de colores brillantes. Estas comparaciones son justas y sin embargo insuficientes para dar una idea acertada a la bizarría de formas y del boato estrepitoso de que hacen gala.
La consistencia es a veces tan liviana y ágil como la c: un género fino y transparente. En otras, es tan cerrada y m pesa como una plancha de cera o de porcelana.

Cultivo orquideas

Lunes, 28 de septiembre de 2009

La original morfología de las orquídeas y el valor que todavía hoy se les asigna, ha lanzado a muchos jardineros a cultivar exclusivamente las variedades de esta familia, pero, ya sea porque los climas eran contrarios o ya porque la demanda no respondía a las exigencias económicas que se habían destinado, fracasaron en su mayoría, a tal punto que si en la actualidad sigue siendo una flor de lujo es porque se ha limitado la explotación y el cultivo.