Entradas con la etiqueta ‘los pulgones’

Insecticidas para pulgones y guzanos blancos

Miércoles, 25 de marzo de 2009

La aplicación de estos insecticidas puede hacerse de dos maneras: pulverizando las plantas, o bien introduciéndolas en un baño del insecticida durante algunos segundos. Veinticuatro horas después de la aplicación del insecticida será necesario lavar a las plantas con agua pura, proyectada fuertemente con una jeringa o un pico pulverizador apropiado.
Los pulgones son también muy sensibles a todos los insecticida» modernos que se aplican en forma de espolvoreo. Este tratamiento estaría especialmente indicado para los cultivos que se realizan en cajoneras, camas calientes, etc.  Gusanos blancos.—Incluímos aquí a todas las larvas de ciertos cascarudos que, viviendo bajo la tierra, se alimentan de las raíces de los vegetales cultivados. Los síntomas que sufren las plantas atacadas son casi siempre los mismos: Las plantas languidecen, amarillean y mueren sin que pueda observarse anormalidad alguna en sus órganos aéreos. Si se extrae del suelo con cuidado una planta enferma y se estudia detenidamente, tanto sus raíces como la tierra que las rodea, se advertirá sin duda alguna cierta cantidad de gusanos blancos de aspecto similar entre sí, aunque con diferencias de tamaño.

Los pulgones en Jardineria

Martes, 24 de marzo de 2009

Pulgones.—Dos especies de pulgones se encuentran a menudo parasitando sobre plantas florales: el pulgón «verde» y el pulgón «negro». Al primero es común verlo parasitamb sobre las plantas jóvenes, sobre todo en la extremidad de la* vemas en vías de desarrollo. Al segundo, que aparece generalmente después del pulgón verde, tiene preferencia por la« hojas y los tallos tiernos de las plantas adultas.
Ambas especies pueden causar serios trastornos en el desarrollo de los vegetales si no se las controla desde el comienzo. Para ello existen fórmulas muy eficaces, tales como las indicadas con los números 3, 4 y 5 en el capítulo anterior. El empleo de ip.> u otra dependerá de la intensidad del ataque y dd período vegetativo por el cual están pasando las plantas. Cuando los vegetales son tiernos se emplearán aquellas que no sobrepasan al uno por mil de concentración. En cambio, cuando las plantas se hallan bien afianzadas o cuando se trata de combatir al pulgón negro, que es bastante más resistente al veneno, se utilizarán concentraciones más elevadas.