Entradas con la etiqueta ‘plagas del jardin’

Cucarachas y grillos en el jardin

Viernes, 15 de junio de 2012

Veloces en la huida.
Las baratas (Blatella germánica) y los grillos (Gryllus fuluipennis) corren y se esconden cuando son sorprendidos.
Las primeras, conocidas también como cucarachas, son de cuerpo aplanado y viven con el hombre, prefiriendo los lugares húmedos. Comen de todo, por eso a menudo las encontramos en la basura o en el alcantarillado. No son peligrosas, salvo porque pueden comer en lugares contaminados y repartir gérmenes a donde vayan.
Los grillos pueden ser de color negro, café o rojizo. Poseen una estructura en las patas que les permite emitir un ruido característico, entre otras cosas para atraer a la hembra. Tienen largas antenas y son fuertes, lo que les permite desplazarse a saltos. Se alimentan de hierbas y son totalmente inofensivos.

Plagas del jardin

Martes, 22 de febrero de 2011

Plagas
Combate frontal a las hormigas, riegue senderos y hormigueros.
Momento de prevención para pulgones, cochinillas y mosca blanca. Observe y revise las yemas, nuevos brotes y pimpollos. Si localiza alguna de estas plagas, limpie con agua a presión ella zona afectada, pulverizando luego con agua jabonosa, repitiendo esta operación dos veces al día.

Plantaciones de anuales
Momento ideal para plantar en el exterior y sacar de sus almacigos para colocar en lugares soleados a las portulacas, zinnias, crestas de gallo, amaranthus, cinerarias, coleus, alegrías, lobelias y petunias entre otras. Para transplantar hay que respetar la distancia entre ejemplares dependiendo de su altura: de 0 a 30 cm, con una distancia de 15 cm, entre 30 y 60, a 25-30 cm y entre 60 y 90 cm, colocarlas a 30-40 cm . Prepare el terreno humedeciendo el suelo y cavando hoyos donde puedan encajar las raíces. Recuerde que es muy importante que las raíces entren en contacto con el suelo, sin dejar demasiados espacios de aire, mantenga continuamente húmeda la tierra hasta que los nuevos ejemplares hayan arraigado completamente.
También es posible sembrar directamente con semillas. Prepare el terreno de manera que quede abonada, aireada y mullida. Riegue en abundancia, dándole un buen nivel de humedad. Previa siembra, aplane ligeramente la tierra. Coloque las semillas según un criterio previo: en líneas, en grupos o intercalando especies.
Siempre recuerde diseñar antes de sembrar o transplantar, combinando colores y texturas, teniendo en cuenta los requerimientos y el grado de dificultad de cada especie, el porte característico y la abundancia y permanencia de su floración. Contraste con grupos densos de arbustos verdes. Anímese a inventar y crear rincones, independientemente de las variedades que estén de moda.