Entradas con la etiqueta ‘planta eugenia myrtifolia’

Eugenia bonsai

Martes, 16 de agosto de 2011

MANTENIMIENTO
Ubicación: sol y media sombra.
Trasplante: cada 2 o 3 años, junto con la poda aérea y radicular.
Sustrato: 3 partes de compost orgánico y 1 de arena gruesa de rio.
Abono: utilizar un producto con alto contenido de nitrógeno, desde la primavera hasta principios del verano; a partir de ese momento
y hasta el primer mes del otoño, fertilizar con un activador de floración.
Riego: abundante en verano y moderado durante el resto del año.
Poda: las ramas que interfieren con el diseño deben eliminarse. Cuando los brotes nuevos tienen entre 6 y 8 nudos, hay que reducirlos a 2 o 3.
Defoliación: no necesita.
Alambrado: al final del verano, cuando la ramificación nueva ya haya significado.
Obtención: semillas, esquejes de madera dura, acodos y plantas de vivero.
Plagas y enfermedades: arañuelas rojas y cochinillas.
Estilos: vertical informal, escoba y paisaje.

Eugenia myrtifolia

Lunes, 15 de agosto de 2011

Características de la especie
La Eugenia myrtifolia pertenece a la familia de las mirtáceas. Conocida comúnmente como Cereza australiana. Oriundo de Australia, este árbol (o arbusto) de aproximadamente 8 m de altura posee follaje perenne, formado por hojas enteras, elípticas o lanceoladas, agudas u obtusas y brevemente pecioladas. Florece a principios del verano. El fruto es carnoso, ovoide o piriforme, y de color rojo alilado.

Propiedades
La Eugenia myrtifolia es una especie nueva que posee todas las cualidades necesarias para convertirse en una planta muy popular.
Entre sus atributos se destacan el rápido crecimiento, la excelente respuesta a la poda y la capacidad de florecer y fructificar generosamente.

Clima apropiado
Como todas las especies de origen tropical o subtropical, la Eugenia myrtifolia puede cultivarse al aire libre o en el interior de la casa. En el
exterior, requiere pleno sol o media sombra y muy buena ventilación. Cuando los inviernos son muy fríos, el bonsai de esta especie debe ser protegido, pues no tolera las temperaturas interiores a los 10°. En el interior, necesita estar emplazado junto a una ventana (preferentemente orientada hacia el Norte) que le brinde luz y aire abundantes. Si las horas de sol no son suficientes, la iluminación se puede complementar con una lámpara para plantas.

Los frutos
Son piriformes y muy atractivos. Nacen Mancos, mantienen ese color hasta que completan su desarrollo y luego van adquiriendo paulatinamente e tono fucsia que exhiben en la madurez.