Entradas con la etiqueta ‘Plantas Interior’

Las plantas que prefieren la humedad

Martes, 26 de octubre de 2010

Adoran el suelo muy húmedo
Para que el agua de riego o de lluvia cumpla con su cometido en el jardín no debe quedarse estancada ni permanecer mucho tiempo en el terreno al nivel de las raíces, ya que éstas correrían el riesgo de morir por asfixia y falta de oxígeno. Sin embargo, algunas especies aceptan sin contratiempos los suelos muy húmedos, incluso anegados, con   encharcamientos   prolongados. El momento más crítico de las plantas que crecen bajo estas condiciones (hablamos por ejemplo de astilbe, salicaria, papiro, etc.) se produce cuando se encuentran en fase de germinación, lo que te obligará a rellenar el agujero de plantación con arena de río y un fertilizante de liberación lenta. Una vez asentadas no precisan apenas mantenimiento…, a menos que la sequía desestabilice su equilibrio hídrico. Si tu jardín dispone de estanque, todo será aún más fácil: ahí tendrás a tu disposición las especies acuáticas y de orilla. Plántalas en primavera, al final del verano o ya entrado el otoño, pero antes de que el frío extremo y las heladas se apoderen del jardín. A continuación, la selección de plantas que te proponemos para estas zonas.

Afelandra

Miércoles, 21 de julio de 2010

Afelandra

NOTA PRACTICA
Nombre científico: Aphelandra squanosa. Nombre vulgar: Planta Cebra. Origen: Sudámerica y América Central. Tipo de planta: Planta herbácea de follaje ornamental,
Clima: cálido. La temperatura no debe estar por debajo de los 15°C.
Sustrato: Mezcla de tierra suelta y mantillo caliente y bien drenado.
Riego: Necesita humedad constante. Se debe utilizar agua blanda a temperatura ambiente.
Cuidados: Pulverizar las hojas con frecuencia.
Abonar la tierra cada quince días entre marzo y agosto.
Multiplicación: En primavera por esquejes terminales.
Exposición: Lugar claro pero sin sol directo. Problemas: Pulgones si el ambiente es demasiado seco y caliente. Las hojas se caen también por la sequedad 0 corrientes de aire.
Generalidades
Se trola de una planta de follaje ornamental y flores interesantes que en conjunto logran un efecto muy decorativo. Pertenece a la familia de las acantáceas. En la actualidad se conocen cerca de 150 especies de aphelandra, que crecen silvestres en América del Sur, sobre todo en Btasil, y en América Cenital. Allí son atbolitos que prosperan a la sombra de árboles que bordean la selva tropical. En Europa se introdujo hacia el oño 1800. Las afelandras se cultivan como plañía de interior para decorar cualquier habitación.
Botánica
lo más característico de la afelandra son sus hojas llamativas, de color verde oscuro, con nervaduras blanco-cremosas. En el vértice del tallo principal y en sus ramificaciones aparecen las inflorescencias en forma de espiga y flores de color amarillo pálido. Eslán protegidas por brácteas de vivos colores, que miden el doble de largo. Cada planta alcanza entre 30 y 40 cm de altura. La floración dura de junio hasta octubre, pero se pueden adquirir ejemplares de invernadero con flores en cualquier época del año.
Especies y variedades
La aphelandra squarrosa y algunos híbridos como la “Dania”, “Brockfeld” y “Fritz Prinsler” son las más populares de floración amarilla. La A.aurantiaco, originaria de Méjico, deslaca por sus flores en tono escarlata. Otra variedad es la A. liboniana, cuyas brácteas son de color naranja, y están agrupadas en cuatro hileras y son de color naranja.
Exigencias
La afelandra es una planta de difícil cultivo. Es muy sensible a la sequedad del aire. Sólo se conserva largo tiempo en invernaderos de interior o en vitrinas. Necesita un sustrato a base de turba, mantillo de estrato, arena y abono compuesto. Entre marzo y agosto se debe añadir algún fertilizante rico en potasio cada dos semanas. En abril requiere una poda de rejuvenecimiento de unos 5 cm. Conviene trasladarla a un tiesto mayor en la misma época.
Cuidados
La humedad ambiental es imprescidible para su conservación. Las hojas deben pulverizarse con frecuencia. El riego ha de ser gradual, con agua blanda y templada, de forma que la tierra permanezca siempre húmeda. Necesito una posición luminosa, pero sin sol directo, en un sitio caliente a unos 15SC.
Multiplicación
Se multiplica por esquejes terminales en primavera. Se utilizan las puntas que quedan después de cortar las flores. Para que germinen es imprescindible que la tierra donde se hayan plantado eslé caliente y húmeda. Es preferible que sea arenosa.
Problemas
Sus grandes y hermosas hojas se pueden marchitar por unas temperaturas demasiado bajas, por corrientes de aire, o también por una sequedad excesiva. Durante el verano puede ser alacoda por pulgones, que se combaten con un insecticida para plantas de interior.

Plantas para el interior

Sábado, 2 de enero de 2010

Para identificarla nos fijaremos en el tallo que es carnoso y está coronado por hojas ovales; si nos encontramos en verano es fácil de determinar ya que sus flores son inconfundibles con forma de embudo de color rosa y el interior blanco.

A su lado podemos identificar otra planta suculenta que carece prácticamente de tallo y cuya roseta de hojas puede llegar a medir 30 c Una de las curiosidades que tiene esta planta es que una vez que ha emitido sus flores en primavera, que son de color amarillo, muere. En el t so en que no se den las condiciones adecuadas para la floración la planta continuará creciendo hasta el año siguiente. Al igual que su compañ ra, necesita que el terreno esté bien drenado para vivir.

Plantas interior

Jueves, 31 de diciembre de 2009

Resulta extraño poder encontrar plantas de interior con esta capacidad de floración pero es posible conseguirlo, únicamente debemos seguir las instrucciones de su cuidado; no debemos olvidar que su medio natural no es el que pueden encontrar dentro de nuestro hogar y lo que debemos hacer es procurárselo.