Entradas con la etiqueta ‘plantas y jardines’

Jardin de la isla de la palma

Lunes, 13 de diciembre de 2010

FICHA TÉCNICA
Situación: al norte de la isla de La Palma.
Superficie: 400 m2.
Clima: tropical con influencia oceánica. Características: jardín de pequeña dimensión, que parece mayor gracias a la pradera de césped sin obstáculos. La adopción de especies vegetales tropicales exóticas, permite el disfrute de gran cantidad de color en todo tiempo, plantas principales: palmeras canarias, cítricos, hibiscos, monsteras, bignonias, crotons, Ficus benjamina, chefleras, acalifas, yucas, lantanas.
Cuidados: riego y siega de la pradera durante todo el año, al no existir paradas vegetativas estivales o invernales. Perfilar de manera informal y eliminar flores y hojas estropeadas de los macizos en todo tiempo. Abonados de fondo en otoño y primavera a todo el jardín. Paisajista: Antonio Galván.

Reproduccion las plantas

Viernes, 8 de enero de 2010

Entre los pensamientos y las plantas más altas de la composición podemos ver una pequeña representación de una de las plantas herbáceas más empleadas en jardinería para cubrir tanto suelos como paredes; nos estamos refiriendo al grupo de las hiedras, en este caso se trata de la Hederá enana, de color variegado y hojas de pequeño tamaño.

Plantas colgantes

Lunes, 28 de diciembre de 2009

Al ser una planta semicolgante aprovecha perfectamente los diferentes niveles del jarrón y cómo no, deja más visibles los frutos que podremos recolectar cuando estén maduros.
Para mantener este rincón en perfectas condiciones de estética y producción, debemos mantener el sustrato húmedo, suelto y bien abonado, si es posible con materia bien descompuesta, y nunca debemos perder de vista el buen drenaje del terreno para evitar pudriciones. Éstas se pueden producir fácilmente ya que al ser una planta rastrera gran parte de la misma está en contacto permanente con el suelo.
¡Ah!, no olvidemos que si hemos tenido que tratar las plantas con algún producto fitosanitario debemos lavar bien los frutos para evitar posibles intoxicaciones.

Plantas grasas y cacteas en la Jardineria

Lunes, 12 de enero de 2009

Plantas grasas y cácteas
Estas plantas, frecuentemente extrañas, reciben el nombre de «plantas del desierto». Hemos agrupado en este grupo otras plantas que .se les parecen y tienen las mismas necesidades de sol y de calor.
Existen centenares de especies pertenecientes a tipos distintos, todas ellas perfectamente indicadas para los pisos modernos.
Lo importante es colocarlas junto a una ventana en donde dé mucho el sol y vigilar que no se enfríen.
Por lo demás, estas plantas son poco exigentes y se conforman por lo general con una tierra arenosa mezclada con un poco de tierra arcillosa, en una maceta que deje escurrir bien el agua. Por tal motivo es conveniente preparar en el fondo de la maceta una capa de gravílla.
No habrá que regar más que cuando la tierra esté seca, es decir, muy poco en Invierno y a finales de otoño, y un poco más de abril a septiembre (aproximadamente una vez por semana durante el buen tiempo y cada quince días el resto del año).

Colocacion de las plantas en la Jardineria

Lunes, 12 de enero de 2009

COLOCACIÓN DE LAS PLANTAS:
Será tanto más fácil cuanto mayor sea la abertura. Si se tienen dificultades, ayudarse:
— con un gancho de alambre para repartir la tierra;
— con unas pinzas manipuladas cuidadosamente para agarrar las plantas;
— con un sujeta-algodón de farmacia para pasar una muñeca de algodón por las paredes si hay suciedad en el interior;
— con un embudo para dirigir la tierra (mezcla de río, mantillo y tierra de brezo húmeda).
Si se ha hecho acopio de pequeñas plantas en el campo o si se han obtenido por desqueje, tener la precaución de conservar el pequeño terrón de tierra alrededor de las raíces. Si es demasiado voluminoso, cortarlo con unas tijeras.

La Planta como escuela para niños

Viernes, 26 de diciembre de 2008

Qué excelente escuela de perseverancia! Si la rapidez del crecimiento (como, por ejemplo, en el jacinto) asombra a veces al niño, con mayor frecuencia está a punto de perder la paciencia ante la lentitud de la eclosión de la vida.
Descubrirá que la planta no es solamente aquello que se ve, lo que sale de la tierra, sino que existe algo también en el suelo, cual reflejo oscuro del tallo: la raíz, que también crece en profundidad. La planta «crece por ambos extremos». Le bastará observar los jacintos en un jarrón de cristal para convencerse de ello.
Acostumbremos al niño a cuidar a las plantas con regularidad, a una hora fija. Buen ejercicio de disciplina consentida, de continua observación, de educación de la voluntad y de la generosidad, ya que el tiempo dedicado al «cultivo» se saca del destinado al juego.
Tengamos la convicción de que al niño le gusta el descubrimiento, le gusta aumentar sus conocimientos, y nuestro jardinero vive así la más divertida de las aventuras.

El Poder de las Plantas

Viernes, 26 de diciembre de 2008

Si instintivamente el niño se siente atraído por las flores recolectadas y agrupadas en ramos o en haces, es cierto que todavía le gustan imás las plantas con raíces en las que puede observar su crecimiento y que nota tan vivas como él.
Es conveniente dejarlo frente a frente con ellas a fin de que realice libremente sus experiencias, incluso si éstas son torpes y si la planta sufre con ellas al principio. Hay que preservar al pequeño jardinero de repetidos fracasos y de penosas decepciones guíándole, dándole indicaciones y consejos que le asegurarán éxitos alentadores.
En primer lugar es necesario que el niño tenga la impresión de que las plantas de las cuales se ocupa le pertenecen de verdad. Se convierte así, como dijo Froebel, en «responsable de una acción seria». Pondrá mucha más atención en cuidarlas.
Disponiendo de un rincón para sus «cultivos», las vigila, observa sus necesidades, las alimenta, las defiende, cura sus heridas con precaución, en una palabra, comprende esta cosa maravillosa que se revela en él