Entradas con la etiqueta ‘que el suelo’

El suelo

Martes, 11 de mayo de 2010

Los pequeños poros o micro-poros, es decir, los que tienen un diámetro inferior a 8 micrómetros. En los microporos el agua queda retenida por largo tiempo, y desciende a las profundidades de forma muy lenta. Por ello, los microporos constituyen el espacio para el agua en el terreno.
Se dan las condiciones óptimas para la vida de las plantas cuando existe un equilibrio entre macro y microporos. Como puede deducirse de los gráficos, la situación óptima se produce en los terrenos de mezcla media y en los orgánicos, donde la porosidad está dividida en un 50% de macroporos y el 50% restante de microporos. En los terrenos sueltos, por el contrario, se produce un exceso de macroporos, lo que provoca una buena aireación, pero una escasa capacidad para retener el agua, que desciende rápidamente. En los terrenos arcillosos se da el fenómeno opuesto, un exceso de microporos que conlleva ventajas e inconvenientes opuestos a los de los terrenos sueltos.

El suelo

Sábado, 8 de mayo de 2010

La presencia de la porosidad es un factor indispensable para garantizar el crecimiento de las plantas, pues en los espacios vacíos se encuentran el agua y el aire que circulan por el terreno. Se hace importante, empero, clasificar los tipos de poros en 2 tipos, a partir de sus dimensiones:
Los grandes poros o macroporos, es decir, los que tienen un diámetro superior a 8 micró-metros (1 mm = 1.000 micró-metros). En los macroporos el agua no queda retenida, sino que desciende velozmente hacia abajo, por acción de la fuerza de la gravedad. Por tanto, en este tipo de poros está presente, sobre todo, el aire. Por ello, estos macroporos constituyen el espacio para el aire en el terreno.