Entradas con la etiqueta ‘que son plantas endemicas’

Cipella

Miércoles, 7 de agosto de 2013

Estas plantas bulbosas procedentes de Suda-mérica son originarias de una amplia zona: desde México hasta Argentina. Existen aproximadamente 20 especies y muchísimas variedades con una amplia gama de colores: amarillo, naranja, amarillento blanco amarronado, azul violáceo y anaranjado intenso. A pesar de que cada flor dura solamente un día -abriéndose por la mañana para morir por la noche- cada planta desarrolla muchísimas flores que se van abriendo unas después de las otras a lo largo de varias semanas. Una de las más conocidas es la Cypella herbertii, arriba a la derecha, originaria de Argentina y Uruguay. Es bastante resistente en áreas cálidas del sur o del oeste, al igual que en aquellas bañadas por la corriente del Golfo. Las alegres flores amarillas, teñidas de color lila o de marrón, crecen al promediar el tiempo estival entre hojas tiernas y con su característica forma de lanza.
Cuidados en primavera y verano:
Trasplante sus bulbos de Cypella cada año a principios de la primavera, utilizando tierra viana y arenosa. Plante los bulbos con una capa de unos 8 cm de compost encima, en forma individual y colocándolos en macetas de unos 8 o 13 cm de diámetro. Coloque las macetas en un sitio soleado, preferentemente alejado de corrientes de aire. Proporcione un riego abundante al compost y, luego, riegúela sólo lo suficiente como para que aquél se mantenga húmedo durante la primavera y el verano. No es necesario el uso de fertilizantes, porque los bulbos son trasplantados a compost fresco cada año, lo que les proporciona los nutrientes que necesitan.
Cuidados en otoño e invierno:
Después de que las flores se han secado, en otoño, mantenga el compost seco: en zonas húmedas, transporte las macetas a un rincón protegido y déjelas levemente inclinadas para evitar que el agua de lluvia penetre en el compost. Cuando éste esté completamente seco y las hojas se hayan marchitado, saque los bulbos de las macetas y guárdelos en cajas llenas de turba o arena seca, en un sitio protegido de las heladas, hasta la primavera próxima.
Propagación:
Quite los pequeños retoños del bulbo de la base de la planta madre en la primavera, justo antes de trasplantarla. A lo largo de las estaciones cálidas, crecerán hasta convertirse en bulbos más grandes, que ya podrán ser guardados tal como hemos explicado, durante el invierno.