Entradas con la etiqueta ‘sobre jardineria’

Aire, luz y Sol en Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

AIRE. LUZ. SOL:
Es necesario renovar el aire, pues las plantas respiran. Sobre todo es a la caída de la noche cuando hay que cambiar el aire. Y no olvidemos airear la habitación en que hayan permanecido fumadores. Pero al airear tengamos en cuenta (véase lo dicho antes) que no hay que producir demasiados grandes cambios de temperatura. La luz es necesaria para la formación de combinaciones químicas muy importantes para las plantas. Por consiguiente se vigilará que dispongan de esta luz.
En determinados lugares oscuros (pasillos, recibidores) , se pueden instalar bombillas eléctricas especiales (tipo tubo fluorescente Sylvania Gro-Lux) que dan la equivalencia de la luz diurna.
Para las plantas situadas junto a las ventanas, el sol puede ser contraindicado para determinadas especies.
Incluso para aquellas que les gusta el sol, hay que vigilar que éste no sea demasiado violento. Cortinas, postigos, celosías y persianas permiten actuar de pantalla en tal caso.

El riego en la Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Es difícil dosificar con exactitud el agua que necesita una planta. Las unas son glotonas (papiro), otras sobrias (sansevieria). En ciertas casas el aire es muy seco (calefacción central). Si afuera llueve, el aire ambiente es más húmedo. Todo esto habrá que tenerlo en cuenta: Es conveniente saber que:
— Demasiada poca agua produce, por lo general, menos daño que demasiada agua.
— Un frecuente exceso de agua hace pudrir las raíces y las hojas se ponen amarillas.
— No hay que colocar nunca un platillo con agua debajo de las plantas y nunca se dejará agua en el fondo de los cubremacetas.

_ Es preferible que las plantas se rieguen con
agua de lluvia. En los pisos, en donde uno se conforma con el agua del grifo, tomar la precaución, en invierno, de extraer el agua un rato antes de usarla al objeto de que no sea demasiado fría. Lo más práctico para el riego es la regadera de largo pitón que permite dirigir el agua exactamente donde se quiere, y que puede servir para llenar el depósito en las cubetas de riego automático que son tan prácticas.
En las macetas corrientes, cuidar de regar la totalidad de la tierra y no solamente la superficie. Hay que echar bastante agua para que atraviese la tierra hasta el agujero inferior de drenaje.

Concejos Generales sobre Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Lo más importante es amar a las plantas, pues amarlas será comprender lo que necesitan para «er bonitas y vivaces. Para disponer de bonitas plantas, para que prosperen, es necesario rodearlas de cuidados a veces un poco desagradables. Pero constituye una alegría comprobar después que se hallan en magnífico estado gracias a los cuidados que se les han dispensado.
No se puede obligar a las plantas a ser bonitas mediante fuerzas mágicas, pero no obstante el secreto estriba en simpatizar con ellas, contemplarlas, ayudarlas y admirarlas.
Todo esto, que es válido para todas las plantas, lo es todavía más para las plantas de piso que consienten en vivir a nuestro lado, en vez de en su medio natural, para alegría de nuestros ojos. No existen reglas absolutas. Simplemente señalando distintos hechos, explicando determinados resultados, dando algunos consejos, confiamos en ayudaros en vuestra empresa, pues no dudamos que vais a intentar hacer vivir junto a vosotros, o junto a los niños de los que estáis encargados, estas plantas tan distintas y tan bonitas.