EL SUELO

COMO PREPARAR EL SUELO
El factor esencial es un buen drenaje. Las vides irán bien en gran variedad de suelos, incluso en los muy pesados, siempre que las raíces no lleguen nunca a estar secas ni inundadas. Si cree que debe mejorar el drenaje de un suelo pesado, cave un bancal de 60 cm de profundidad y 90-120 cm de ancho, cubriendo la base con una capa de cascotes de 25-30 cm de profundidad, mezcle las capas inferiores del suelo con una o dos carretillas de arena gruesa de jardín, viértala en el foso y a continuación cubra con la capa de tierra superficial. El arriate puede ser todo lo largo que se quiera, pero nunca inferior a 1,2 m. Aunque sea mucho trabajo, merece la pena ya que una vid puede durarle toda la vida. El bancal necesitará tiempo para asentarse.
Cuando el suelo no necesita medidas especiales, cave bien el área que han de ocupar las raíces en los primeros años; mezcle algo de cascotes, una media docena de paladas de ceniza de hoguera y harina de huesos a razón de aproximadamente 100 g por m2. En este momento no merece la pena aplicar el abono fuera de la zona que han de ocupar inmediatamente las raíces. Para empezar bastará con una superficie de 1,8 m a 90 cm a cada lado del punto de plantación. Tratándose de un bancal de 90 cm de ancho, la superficie será de 1,5 m2.

Etiquetas: ,

2 comentarios para “EL SUELO”

  1. nurys dice:

    esta imagen esta bn chula a mi me gusta

  2. jenny dice:

    es muy interesante

Deja un comentario