Trasplantar una planta

Dividir para multiplicar
En el caso de muchas perennes, la división brinda nuevas plantas para colocarlas en otros sitios, controlar el tamaño de la planta madre y rejuvenecer los ejemplares envejecidos, cuando el exceso de retoños amenaza la salud o la floración de sus vecinas. Con excepción de las regiones que soportan inviernos duros, el otoño es el momento indicado para dividir las perennes que florecen en primavera y en verano, y la primavera lo es para las plantas que florecen en otoño. En las zonas de inviernos inclementes, la división se ha de hacer en primavera, pues asi las plantas tendrán toda una estación de crecimiento para poder recuperarse antes de volver a florecer.
Las plantas se dividen después de haber cortado el follaje, antes del invierno, o bien antes de que vuelva a brotar a principios de la primavera. Se debe cavar alrededor de la raíz principal para sacar la planta, y a continuación se cortan o parten las raíces para hacer la división. Algunas plantas de raices superficiales, como las primaveras o el muguet, simplemente se separan cuando se las saca de la tierra. Otras, como el flox, necesitan cierta manipulación para separar sus numerosas raíces finas, e incluso hay algunas, como las de la azucena, que requieren cierto esfuerzo: se pueden clavar dos cavadores en medio de la masa de raíces, y de inmediato se hace palanca con ellos; después de recortar las raices dañadas, y de esparcir materia orgánica en el sitio adecuado, se plantan las matas divididas. Si no se utilizan todas, serán un buen regalo para algún amigo, o podrán poblar otra zona del jardín.

Etiquetas: ,

Un comentario para “Trasplantar una planta”

  1. Briconatur dice:

    Muchas gracias por la información. por si es de vuestro interés comentaros que estamos poniendo en marcha la primera Red social dedicada al bricolaje, la jardinería, la decoración, e intentando ser respetuosos con el medio ambiente.

    Muchas gracias.

Deja un comentario