Curas de vapor

Curas de vapor. Es un tratamiento menos engorroso que las mascarillas y resulta ideal para pieles grasas, con acné o espinillas. Para esta última imperfección de la piel se vierte agua hirviendo en una palangana con manzanilla, primaveras, hinojo, tilo, ortigas o aquilea. Se enrolla una toalla a la cabeza de la «paciente» y se somete el rostro a la acción del vapor durante diez minutos. Después se limpia la piel con algodón y se cierran los poros con agua destilada fresca.

Etiquetas: ,

Deja un comentario