Entradas con la etiqueta ‘arboles frutales’

MUERTE DE ÁRBOLES FRUTALES DE TRES AÑOS

Jueves, 7 de junio de 2012

MUERTE DE FRUTALES DE TRES AÑOS

La pérdida de sus frutales se puede deber a varias razones:
1. Algún hongo atacó las raíces.
2. Problemas de riego. Exceso o falta de agua.
3. Mal manejo en la taza del árbol. Seguramente se hizo muy profundo y con la pala se rompieron las raicillas en formación.
4. Inadecuado trato con las herramientas. Puede producir heridas en el tronco, que pueden conducir a la muerte.
En caso de que hubiera sido un hongo o bacteria el causante del problema, para evitar que la situación se repita cambie la variedad de árbol plantar en ese espacio. Ponga de preferencia un cítrico o un palto, de manera que sean resistentes a las plagas que atacaron al anterior.
Aproveche este período para ira un criadero o vivero de prestigio comprar la especie de su preferencia y así evitar que pueda traer alguna enfermedad.

PULVERIZACIÓN DE FRUTALES

Martes, 13 de julio de 2010

PULVERIZACIÓN DE FRUTALES
Todos los frutales de tronco alto o bajo, necesitan una pulverización invernal con aceite de alquitrán. En muchos casos, una pulverización invernal vale por diez estivales, hasta el punto de que una aplicación de insecticida en diciembre, mantiene los árboles limpios de plagas casi todos los veranos. Durante el invierno, los huevos de los áfidos chupadores de savia yacen en las grietas y hendiduras de la corteza. Es, pues, el momento de destruirlos, antes de que eclosionen y den lugar a una destructiva plaga en primavera más difícil de contener.
Hay que tener cuidado al manejar estos preparados. No permita que sus ojos o su piel entren en contacto con ellos, y tampoco los inhale. Utilice guantes de goma y protéjase la nariz y la boca con un pañuelo o una mascarilla. Sitúese en el lado del árbol que reciba el viento para que el producto se esparza lejos de usted. Tenga cuidado también de no rociar a nadie, cerciorándose de que no hay ninguna persona en las proximidades. Por último, cuando termine la tarea, tire el líquido sobrante por un desagüe, enjuague varias veces el recipiente y lávese manos y cara con agua caliente y jabón.
La capa invernal de aceite de alquitrán destruirá asimismo los musgos y liqúenes que crezcan en los troncos y ramas de los árboles, y limpiará los senderos del verdín, tan resbaladizo y peligroso cuando está húmedo.