Entradas con la etiqueta ‘cultivar’

Definiciones para el jardinero

Martes, 21 de diciembre de 2010

Algunas definiciones

•Especie:
Conjunto de individuos semejantes y capaces de reproducirse entre sí. El nombre de una especie se compone de dos palabras, la primera correspondiente al género botánico y la segunda a la especie propiamente dicha. Ej: Begonia socotrana.
•Cultivar:
Son plantas obtenidas en el cultivo, a través de mutaciones o por selección de determinadas características, diferentes a la de la especie original. Normalmente lleva un nombre de fantasía, agregado después del de la especie. Ej: Acer palmatum ‘Bloodgod’.
■Híbrido:
Es una cruza entre dos o más especies, una multiplicación sexual entre dos especies que generalmente pertenecen al mismo género botánico. El resultado es una planta que tiene características de ambos padres. En los nombres de los híbridos se pone una «x» para señalar el cruzamiento. Ej: Begonia x hiemalis.

Cultivar Pyracantha

Jueves, 10 de junio de 2010

ASI SE CULTIVA
Pyracantha es resistente y tolera casi cualquier medio, incluso se encuentra muy a gusto en zonas costeras. Los ejemplares adultos son muy tolerantes con la exposición, aunque en zonas muy frías es necesario proteger los más jóvenes. La mayoría no se preocupa mucho por la orientación, razón que los hace particularmente valiosos para cubrir muros encarados al norte. Algunas especies, como P. atalantioi-des, florecen en zonas sin sol, animando así con sus flores y bayas jardines urbanos completamente aplastados por edificios altos y en los que no florecería ninguna otra planta. Pyracantha es también muy indiferente a la contaminación y puede por ello emplearse en zonas industriales.
Piden poco al suelo, y florecen casi en cualquiera, con tal de que sea fértil. Pero, sea cual fuere la naturaleza de éste, es preciso asegurar un buen drenaje. Todas las especies crecen más bien en arcilla, siempre que el agua pueda circular libremente y no haya probabilidad de anegamiento. Al igual que con muchos otros arbustos sometidos a esta limitación, puede drenar el suelo cavando una zanja de 45 cm de profundidad y llenándola con una capa de 30 cm de cascotes y otra de 15 cm de suelo superficial. Pyracantha prospera tanto en terrenos calizos como ácidos sin manifestar síntomas de trastornos.