Entradas con la etiqueta ‘los ramos’

Los Emplazamientos en la preparacion de Ramos

Viernes, 5 de diciembre de 2008

Se trata de una cuestión de gusto, de utilización de los sitios disponibles y de armonía con el mobiliario de las habitaciones. Una copa de champán con una simple rosa puede colocarse en la esquina de una chimenea o encima de una coqueta, un pote de gres encima de una cómoda, una olla de cobre en el pasillo de entrada.
Lo importante es acostumbrar a nuestros pequeños floristas a preservar los muebles de las manchas de agua siempre posibles y, desgraciadamente, con frecuencia indelebles.
Se pueden utilizar los discos de plástico que se venden para este uso. O también, cosa que es mejor, recortar personalmente de una hoja de plástico formas diversas (ovaladas, corazones, hojas, etc.).
Unos simples discos de corcho o discos de madera de las cajas de camembert, por ejemplo, recubiertos con papel terciopelo adhesivo constituirán asimismo protecciones muy prácticas.
Por otra parte, se pueden utilizar toda clase de tapetes, si no se teme estropearlos.

Los instrumentos del perfecto florista

Viernes, 5 de diciembre de 2008

Para ocuparse de las flores, hacen falta en realidad muy pocas cosas.
Antes de instalarnos en una mesa o junto al fregadero, extender un periódico viejo que permitirá, una vez terminada la operación, recoger los inevitables desperdicios.
Preparar:
— un par de tijeras o, mejor todavía, una pequeña podadera;
— un cuchillo viejo para cortar la mayoría de los tallos oblicuamente;
— un pequeño martillo para aplastar los tallos leñosos (recordemos que ciertos tallos, como los de los crisantemos, se rompen y no se cortan);
— un viejo par de guantes, sobre todo para las flores con espinas (las rosas, por ejemplo);
— finalmente, y esto es casi indispensable, un pulverizador o, cosa que es más práctica todavía, un tapón-pulverizador que se puede adaptar a cualquier botella.
Antes de instalarse, reunir rápidamente todos estos objetos, dispuestos para su uso. Cuando esto sea posible, tener un sitio para guardar todos estos «instrumentos» cerca de los jarrones, de los clava-flores y de los platillos de los jarrones.

Las Flores y los ramos, el arte de la flor

Viernes, 5 de diciembre de 2008

Se dan aquí algunas observaciones, algunas advertencias y algunos consejos que ayudarán a los niños y a las personas inexperimentadas de todas las edades a amar, recolectar, comprar, cuidar, conservar y colocar las flores.
Atraído por las flores, del mismo modo que lo es por todo lo que brilla, vive y vibra en la naturaleza, desde la mariposa a la estrella, el niño trata frecuentemente al vegetal sin contemplaciones, lo mutila al manipularlo y, sin querer, le hace «daño». Ello es debido a que no se le ha enseñado en primer lugar a mirar sin tocar y a respetar la frágH belleza de las corolas y de las hojas.
La finalidad del ramo no es solamente decorativa y utilitaria. En un interior, la flor no se hallará realmente en su sitio hasta tanto no esté rodeada de simpatía. El ramo transmite una impresión de naturaleza y sugiere, para quien sabe «leerlo», una estación o un paisaje. Hace penetrar la campiña bajo la forma de su vida, más delicada, en vuestro interior, embelleciéndolo.
«Las flores que recolectamos no son efímeras-dijo « Ia poeta.