Entradas con la etiqueta ‘luz y sol’

Aire, luz y Sol en Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

AIRE. LUZ. SOL:
Es necesario renovar el aire, pues las plantas respiran. Sobre todo es a la caída de la noche cuando hay que cambiar el aire. Y no olvidemos airear la habitación en que hayan permanecido fumadores. Pero al airear tengamos en cuenta (véase lo dicho antes) que no hay que producir demasiados grandes cambios de temperatura. La luz es necesaria para la formación de combinaciones químicas muy importantes para las plantas. Por consiguiente se vigilará que dispongan de esta luz.
En determinados lugares oscuros (pasillos, recibidores) , se pueden instalar bombillas eléctricas especiales (tipo tubo fluorescente Sylvania Gro-Lux) que dan la equivalencia de la luz diurna.
Para las plantas situadas junto a las ventanas, el sol puede ser contraindicado para determinadas especies.
Incluso para aquellas que les gusta el sol, hay que vigilar que éste no sea demasiado violento. Cortinas, postigos, celosías y persianas permiten actuar de pantalla en tal caso.

Como alimentar y cuidar a las plantas

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Como es sabido, las plantas se alimentan, crecen, se desarrollan y se reproducen. Carentes de cuidados o -mal cuidadas, mueren. Y estos cuidados son tanto más necesarios debido a que las encarcelamos en nuestro piso, en donde se encuentran en una situación anormal para ellas. A todas les hace falta:
— Alimento, mediante tierra trasplantada, mediante abono, mediante riego.
— Aire, luz y sol.
— Higiene y aseo.

ALIMENTO:
Al llegar a vuestra casa, la planta se instala cómodamente en una maceta llena de tierra para plantas de piso. Por lo general, la mezcla de esta tierra es adecuada para la planta. Pero además, es necesario que esta tierra esté suficientemente aireada y humedecida.
Aireada, ya que las raíces respiran, del mismo modo como las partes de la planta que se hallan encima de la tierra.
Humedecida, para que la planta se alimente y sacie su sed con más facilidad.
Pero la tierra rápidamente pierde cualidades. Por consiguiente, de vez en cuando, es necesario cambiarla o darle un medicamento, un abono, que es la palabra apropiada.