Entradas con la etiqueta ‘pyracantha teton’

Pyracantha teton

Viernes, 11 de junio de 2010

Todas las variedades se resienten del trasplante, por lo que los viveros suelen vender los ejemplares en maceta. Como se explica en el apartado siguiente, las plántulas y esquejes arraigados se plantan en macetas antes de que pasen a su posición definitiva al exterior. No hay que prodigar muchos cuidados, fuera de regar en tiempo seco, escardar las malas hierbas de alrededor y aplicar una cobertura de compost de jardín, turba, estiércol o lúpulo sobrante en mayo, y con el suelo húmedo. Al ser perennes, los arbustos agradecen una rociada de agua fría al atardecer cuando el tiempo está seco. Cuando se use como planta cobertura de muros, hay que atar regularmente todos los años los brotes laterales entre julio y septiembre. Para favorecer el desarrollo lateral es preciso cortar todos los brotes innecesarios a la altura del tronco del que surgen entre mayo y junio. Si se usa como arbusto aislado, no precisa más poda que la necesaria para conservarlo arreglado y a su tamaño.

Pyracantha mohave

Lunes, 7 de junio de 2010

Todas las especies son muy parecidas. Lo más notable son las masas de atractivas flores similares a las de la zarza, de color blanco o blanco-crema, que aparecen en junio y la abundancia de diminutas bayas intensamente coloreadas de unos 6 mm de diámetro que la planta produce durante el otoño y el invierno. Los colores que se encuentran en las diferentes especies y variedades cultivadas son el rojo, rojo coral, naranja, amarillo y amarillo-crema. Es una pena que, a causa de la fuerza que estos colores adquieren en invierno, sean tan pocos los jardineros capaces de apreciar que, como P. atalantioides, crecen hasta 4,5-5,4 m de altura, forman muy buenas pantallas.