Hacer esquejes de Cyperus

Hacer esquejes de Cyperus:
Corte un tallo con una cabezuela de flores maduras y corte las hojas por la mitad.
Deje el tallo cortado en un recipiente de agua templada, colocando unos trozos de carbón en la base.
Manténgalo en un sitio cálido y cambie el agua cada semana. Cuando hayan aparecido tres o cuatro brotes, plántelo en compost con algunos trocitos de carbón mezclados.

Cyperus brevifolium

Cyperus brevifolium.
Crece en las zonas tropicales de América. Alcanza 90 cm de altura, y tiene la forma de un arbusto. Los tallos son triangulares y poseen tres hojas que nacen desde la punta de aquéllos.

Cyperus Haspan

C.haspan. Procede de Indonesia, la India, América y otras regiones pantanosas del mundo; es una planta de tamaño mediano. Sus rígidos y erguidos tallos, por lo general de tres lados, especialmente cerca de la punta, alcanzan entre 25 y 102 cm de altura. Las hojas son bastante cortas y, en la punta del tallo, crece un ramillete de espiguillas rojizas.

Cyperus rotundus

C.rotundus.
Originario de la India, se parece mucho a la C.esculentus pero alcanza mayor altura, aproximadamente 90 centímetros.

Cyperus esculentus

C.esculentus.
Procede de Punjab, pero crece también en África y América. Alcanza entre 30 y 38 cm y sus hojas son arqueadas y tiernas con espiguillas amarillas o de color tostado.

Cyperus diffusus

C.diffusus.
Procede de la isla Mauricio; altura: 60-90 cm, con hojas verde oscuro y flores de hasta 30 cm de diámetro, formadas por numerosas espiguillas amarro-nadas. La C.albostriatus es similar. Existe otra variedad veteada de hojas rayadas en amarillo y color crema.

C.papyrus.

C.papyrus.
De ella extraían el papel los egipcios. Procedente de este país, tiene tallos muy largos, que pueden alcanzar hasta 1,8 m o más. Las hojas son estrechas y cuelgan desde la parte superior de los tallos. Desarrolla ramilletes de espiguillas sedosas que presentan forma de aguja.

Cyperus alternifolium

Cyperus alternifolium.
La Juncia procede de Madagascar y crece hasta alcanzar entre 45 y 60 cm de altura. Las hojas son largas y forman una especie de paraguas o sombrilla. Tiene pequeñas florecillas que crecen al final de cada tallo, naciendo desde el centro de las «sombrillas». También se puede conseguir una versión veteada, con bandas horizontales de color crema que atraviesan las hojas. La variedad Gracilis, de Australia, es una miniatura que raramente sobrepasa los 45 cm.

Juncia

Cyperus:

Este atractivo e inusual vegetal es originario de Sudamérica, África, Asia y Europa, donde crece en áreas semi pantanosas. El Cyperus alternifolius es la Juncia más conocida. Su forma se parece a fa de un paraguas, con sus hojas delgadas y curvadas que nacen desde la parte superior del tallo. Las flores de color verde pálido o marrón crecen en forma similar entre las hojas y sobresalen por encima de las hojas como un anillo.

El Cyperus esculentus, procedente de Pun-jab, en la India, tiene unas hermosas hojas arqueadas y produce tubérculos (secciones redondeadas de raíz en los que se almacenan elementos nutrientes) comestibles: las chufas.
La planta más llamativa de esta familia es el Cyperus Papyrus, que crece en forma silvestre en las orillas del Nilo.
Para cultivar una Juncia correctamente, deberá proporcionarle temperaturas cálidas durante el invierno y mantenerla constantemente húmeda.
En zonas templadas y cálidas, puede permanecer al exterior a lo largo de todo el año, sin riesgo de que muera.
Cuidados en primavera y verano:
Trasplante su Juncia si ha llenado ya la maceta con raíces, al comenzar la temporada de crecimiento; es decir, aproximadamente en invierno-primavera, antes de que comience a crecer activamente. Use buen compost y, como su ejemplar adora el agua, mézclele algunos trozos de carbón en el compost para mantenerlo fresco y evitar que el agua se pudra.
Su Juncia disfrutará si se le proporcionan temperaturas de entre 21 y 27 °C, siempre y cuando la humedad que reciba sea abundante y que se la rocíe con agua regularmente; si las temperaturas son incluso más altas, debe rá colocarla en un sitio un poco más sombríc o quitarla del sol.
Esta es una planta a la que se puede regar abundamentemente; sin embargo, lo mejor será dejarle siempre 5 o 7 cm de agua en un cuenco o plato profundo puesto en la base, para que pueda ir absorbiéndola cuando lo necesite.
Agregue un fertilizante líquido no demasiado fuerte al agua, cada dos semanas durante los meses de primavera y verano. Si algún tallo con sus hojas se secase, córtelo desde la base.

Cuidados en otoño e invierno:
Mantenga su planta a una temperatura media entre 13 y 15 °C, pero recuerde que, si son superiores a éstas, deberá incrementar la cantidad de agua en forma proporcional. Es esencial mantener el compost bien húmedo, pero no mojado, aún en invierno. Si no le fuera posible mantener su planta dentro de las temperaturas recomendadas, disminuya la cantidad de agua administrada, aunque asegurándose de mantenerla húmeda.
Propagación:
En primavera, puede dividir su planta en dos. Es recomendable realizar esta tarea en el exterior, ya que el procedimiento es bastante engorroso, debido a la cantidad de agua que el compost siempre tiene. Quite la planta del recipiente, sosteniendo los tallos con una mano, y extraiga todo el compost. Busque la división natural de las raíces y luego, firme pero cuidadosamente, divida la masa de éstas en dos partes, tratando de dañarlas lo menos posible. Arregle un poco la masa cortando todos los trozos de raíces viejas y leñosas. Plante ambas partes en macetas llenas de compost con algunos trochos de carbón mezclados. Moje bien el compost.
Otra alternativa es cortar una cabezuela de flores con hojas, conservando junto a ella algunos centímetros de tallo. Luego, corte las hojas con unas tijeras, aproximadamente hasta la mitad de cada una. Ponga la cabezuela al revés y deje el «paraguas» apoyado en la superficie de un frasco lleno de agua templada o de una bandeja con arena húmeda. Deje el esqueje en un sitio bien iluminado, a una temperatura media de 21 °C. Si ha escogido una bandeja con arena, manténgala húmeda. Cuando se hayan desarrollado raíces, plántelas en macetas con buen compost con trocitos de carbón incorporados.
Siembre las semillas en primavera, en bandejas especiales para semillas, rellenas con turba, a la que se fe habrá añadido un poco de arena para lograr un buen drenaje, y manténgalas a una temperatura de entre 18 y 21°C. Conserve el compost constantemente húmedo y escoja un sitio parcialmente sombrío mientras las semillas germinan. Si Ud. desea conseguir una de las especies más raras de Cyperus, cultivarla por medio de semillas es el camino más sencillo.

Phalocallis coelestis

C. plúmbea (actualmente denominada Phalocallis coelestis).

Procede de Brasil y Uruguay y florece en el verano. Las flores miden entre 6 y 8 cm de diámetro y sus colores van desde el malva hasta el azul cielo, con sombras cobrizas. Altura: entre 60 y 75 cm.