Archivo de la categoría ‘Heliotropo’

Especies de Heliotropo

Miércoles, 17 de junio de 2009

Las especies que han originado a la mayoría de las variedades de jardín son dos Heliotropium peruvianum y H. co-Tymhosum. Son originarias del Perú, teniendo la primera de ellas flores casi blancas y la segunda, azules.
La multiplicación puede realizarse por estaquillas o por semilla. En el primer caso no hay más que hacer gajos y plantarlos en cajoneras vidriadas o en aposentos techados, durante el otoño. A la llegada del buen tiempo se trasplantarán al aire libre y en lugares abrigados. Los riegos deben ser frecuentes, pero moderados.
La multiplicación por semilla se hace en la primavera bajo vidrieras, efectuando el trasplante cuando el desarrollo lo permita.

Heliotropo reproducción

Martes, 16 de junio de 2009

Es poco exigente en cuanto al terreno; necesita solamente abrigo durante el invierno y otoño.
Florece en verano hasta la llegada de las heladas, pero cultivado en macetas y colocando éstas en invemánculo o en lugar adecuado, se obtiene una floración casi continua y abundante.
Es posible cultivar al heliotropo al aire libre, aún en latitudes como las de Buenos Aires, y hacer que se comporte tomo vivaz para cubrir un muro. Para ello deberá prodigársele especiales cuidados durante los dos primeros años, es decir, hasta lograr plantas fuertes que no se vean menoscabadas por el frío. Para ello deberá destinársele un muro caliente, bien orientado, y contar con los medios necesarios para proteger a las plantas, en sus primeros tiempos, contra las heladas y los fríos intensos; la aclimatación se producirá gradualmente y al cabo de dos o tres años, aún cuando el frío queme sus hojas, la planta no morirá y volverá a brotar.
Las podas serán necesarias para lograr un pie bien compensado capaz de cubrir, más o menos uniformemente, el respaldo que se le proporcionó.

Heliotropo

Lunes, 15 de junio de 2009

Planta de la familia de las Borragináceas, perenne pero generalmente cultivada en macetas y como anual en nuestros jardines, llegando así a adquirir un porte máximo de unos 80 centímetros; en países cálidos o en invernáculos donde se le prodigue atenciones cuidadosas, es vivaz y llega hasta los dos metros de altura.
Sus hermosas y pequeñas flores dispuestas en ramilletes, son de un color azul más o menos claro, lila o blanco, y exhalan un aroma delicado y suave proporcionado por una esencia muy apreciada en perfumería para hacer extractos y lociones.