Entradas con la etiqueta ‘Cuidados y Consejos’

Como transplantar las plantas en Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

Trasplantar, es cambiar la planta de maceta y darle tierra nueva que le vaya bien.
Para la mayoría de las plantas, esto es necesario cada año. Pero a cada cual le corresponderá observar cuando se hace necesario cambiar la tierra o pensar en una maceta ligeramente mayor.
En una maceta muy limpia, cuyo agujero del fondo (agujero de drenaje) se obtura con un casco de maceta rota o una piedrecita para permitir la salida del agua y retener las raíces, colocar tierra mezclada con estiércol (que se encuentra en los establecimientos especializados) e instalar la planta con precaución.
La dificultad estriba en sacarla de la maceta antigua sin lastimar las raíces. Los jardineros, con la palma de la mano reteniendo la tierra de la maceta y sujetando los tallos entre dos dedos, dan la vuelta rápidamente a la planta y después golpean contra un reborde cualquiera a fin de que la maceta se separe.
Ocurre a veces que se produce así sin resultado. Por consiguiente, antes de querer sacar la maceta hay que mojar bien la tierra, cosa que facilita la operación. Si es necesario, sacrificar la maceta vieja rompiendo el fondo con un martillo. Si se trata de una maceta barnizada o de una maceta de riego automático, tener paciencia y actuar con caima.

Consejos sobre los Elementos de Jardineria

Lunes, 29 de diciembre de 2008

El sujetar los tallos de matas tupidas a un solo rodrigón tiene el gran inconveniente de apretarlos demasiado, sobre todo los más jóvenes que se asfixian.
Lo mejor es colocar entonces varios rodrigones atados con rafia, alambre o junco, en forma de escalera, triángulo, cuadrado o círculo. Según la altura, a veces son necesarias varias pasadas de rafia para mantener este «corsé» bien en su sitio (frecuentemente es indispensable en los balcones).
En un piso, para las plantas con pámpanos se puede extender un trozo de red para cortina o alambrera muy fina entre dos soportes. Disponiendo de una gran superficie, esto podrá constituir verdaderos tabiques de follaje (distintas plantas trepadoras).
Para acostar los tallos sobre el suelo (para reproducir por ejemplo ciertas plantas) los simples alfileres para el cabello de nuestras abuelas son muy prácticos y poco costosos.