Entradas con la etiqueta ‘la recoleccion’

Recolectando Plantas Medicinales de facil extracción

Martes, 27 de enero de 2009

ESPLIEGO:
Las flores de espliego, recolectadas de junio a septiembre se utilizan en perfumería. Se pueden hacer unos pequeños saquitos que se introducirán entre los montones de ropa, dentro del armario.
MENTA:
Las hojas tienen que recolectarse antes de la floración, de junio a septiembre, y se utilizan en tisana para facilitar la digestión.
Existen otras muchas pequeñas plantas silvestres que nuestros antepasados utilizaban para curar las enfermedades. Poco a poco aprenderéis a reconocer otras.

OTRAS PREPARACIONES:
Existen asimismo tinturas, extractos, pomadas, polvos, etc. Pero su preparación solamente es posible en farmacia.
OTRAS UTILIZACIONES:
Los baños, las inhalaciones, las compresas y los saquitos perfumados son asimismo con frecuencia a base de plantas.

Secaje y conservacion de Elementos Botanicos

Martes, 16 de diciembre de 2008

SECAJE Y CONSERVACIÓN:

Al llegar a casa, dejar las plantas bien planas. Utilizar nuevas hojas de papel de periódico o papel secante. Superponer las carpetillas. Colocar encima un cartón fuerte o una tablita sobre los cuales se colocarán seis kilos de pesas o de ladrillos. Un anuario viejo es práctico para esta operación. Al cabo de algo más de una semana (si no se espera bastante, las plantas no se conservarán), colocar cada especie encima de un papel de dibujo doblado por la mitad, que protegerá las partes delicadas. Una vez dobladas, las carpetillas deberán tener todas el mismo tamaño (por ejemplo 25 x 30 cm.). Para fijar los tallos, hojas o pedúnculos, utilizar cinta adhesiva o papel engomado en tiras muy estrechas.
Los datos relativos a la planta se escribirán en una etiqueta pegada, o se escribirán directamente en el ángulo de la hoja. Deberá hacerse constar: el nombre (conocido o encontrado en la flora), la fecha y el lugar de la recolección.

La Recolección en la Botánica

Martes, 16 de diciembre de 2008

RECOLECCIÓN:
Querer coleccionarlo todo fatigaría y cansaría al principiante. La recolección tiene que ser alegre, espontánea e imprevista, debiendo volver a los mismos parajes si se quieren profundizar los conocimientos. Una veintena de plantas distintas son suficientes para una buena iniciación.
La planta, extraída con un trasplantador deberá conservar sus raíces. Se le colocará inmediatamente una pequeña etiqueta conteniendo la fecha y el lugar en donde ha sido arrancada.
Colocadas perfectamente planas, separadas las unas de las otras por una carpetilla de papel de periódico, las plantas se colocarán en una bolsa de ancha base, una cesta o, todavía mejor, en una caja de cartón fuerte o de listones de madera que se llevará en bandolera con ayuda de una correa. Sujetar fuertemente esta correa en los lados y en el fondo con unos remaches o tornillos con tuerca, con preferencia a los clavos que lastiman y desgarran. Tomar como medidas del fondo de la caja las de las carpetillas utilizadas (hojas de periódico dobladas por la mitad, por ejemplo).
Las plantas demasiado altas podrán ser acodadas o cortadas para el transporte.
Al principio será prudente recolectar dos ejemplares de cada clase, pues una sola planta puede estropearse durante las manipulaciones.