Entradas con la etiqueta ‘plagas de plantas’

Jacinto plagas

Jueves, 9 de julio de 2009

Se combate mediante la destrucción de los bulbos enfermos y los cuidados a prodigar a los que serán guardados de una época a otra. Estos cuidados se refieren a la conservación de los bulbos en un lugar seco y fresco y al espolvoreo de los mismos con azufre y cal.
Existen algunas larvas de insectos, por ejemplo el “Bra-quicero de los narcisos”, que pueden también atacar a los bulbos de jacintos cuando se encuentran bajo tierra; las plantas atacadas rinden poco, amarillean y no es raro que lleguen hasta morir.
Entre los medios de combate recomendados deben ser citados la lucha contra el insecto adulto, la remoción periódica del suelo para ocasionar la muerte de las ninfas, y la destrucción de los bulbos atacados por las larvas.

Insecticidas para pulgones y guzanos blancos

Miércoles, 25 de marzo de 2009

La aplicación de estos insecticidas puede hacerse de dos maneras: pulverizando las plantas, o bien introduciéndolas en un baño del insecticida durante algunos segundos. Veinticuatro horas después de la aplicación del insecticida será necesario lavar a las plantas con agua pura, proyectada fuertemente con una jeringa o un pico pulverizador apropiado.
Los pulgones son también muy sensibles a todos los insecticida» modernos que se aplican en forma de espolvoreo. Este tratamiento estaría especialmente indicado para los cultivos que se realizan en cajoneras, camas calientes, etc.  Gusanos blancos.—Incluímos aquí a todas las larvas de ciertos cascarudos que, viviendo bajo la tierra, se alimentan de las raíces de los vegetales cultivados. Los síntomas que sufren las plantas atacadas son casi siempre los mismos: Las plantas languidecen, amarillean y mueren sin que pueda observarse anormalidad alguna en sus órganos aéreos. Si se extrae del suelo con cuidado una planta enferma y se estudia detenidamente, tanto sus raíces como la tierra que las rodea, se advertirá sin duda alguna cierta cantidad de gusanos blancos de aspecto similar entre sí, aunque con diferencias de tamaño.

Enfermedades y plagas para plantas florales

Jueves, 19 de marzo de 2009

Las enfermedades de las plantas pueden tener un doble origen: a), parasitario, y b), no parasitario. Las primeras son producidas por parásitos que pueden pertenecer al Reino Vegetal o al Animal. Las segundas tienen un origen fisiológico, son mal conocidas y provocadas por infinidad de causas, tales como falta o exceso de luz, de calor, de humedad, desequilibrio de nutrición, inadecuada composición física o química del suelo, etc.
Los parásitos vegetales que ocasionan mayores perjuicios a los cultivos son las Criptógamas, ante todo hongos y bacterias, siendo ello el motivo que se las denomine enfermedades criptogámicas.
Entre los parásitos de origen animal deben citarse en primer término a los Insectos y luego a los Arácnidos y a los Nematodes; en segundo término a los Crustáceos, Miriápodos, Moluscos, Mamíferos y Aves.
Existe un grupo de enfermedades llamadas “a virus” o “virulentas” que tienen por causa a agentes infecciosos mal conocidos, invisibles, que invaden a un mismo tiempo a todos los órganos de los vegetales que atacan por ser conducidos por la savia. Son contagiosas, es decir, transmisibles, siendo llevadas de un vegetal a otro por herramientas de trabajo infectadas, por las trompas de insectos, etc.